Habilidades no obvias requeridas por el gerente de producto



Permítanme revelar un secreto que está oculto en la gestión de productos, al menos no hablan de eso en voz alta: no nos importan demasiado las habilidades técnicas y vocacionales. ¿Y de qué habilidades estás hablando? Hacer requisitos de producto? ¿Realizando encuestas entre usuarios? ¿Comprender el diseño de la interfaz? ¿Conocimiento de negocios y tecnología?

De hecho, hay más habilidades de lo que parece. Y para convertirse en un buen gerente de producto, necesita mucho más que solo saber sobre diseño de interfaz, negocios y tecnología.

Hace unos años, cuando comencé mi carrera en administración de productos, casi todas las consultas de búsqueda como " ¿Qué hacen los gerentes de productos?" "O" ¿Qué habilidades necesita un buen gerente de producto? "Llevó al siguiente diagrama de Venn:


Fuente: ¿Qué es exactamente un Product Manager?

En este diagrama, puede ver que los gerentes de producto trabajan en la intersección de la tecnología, el diseño y los negocios, y eso fue suficiente para que entendiera lo que necesito aprender y lo que tendré que hacer. Como resultado, comencé a recolectar desesperadamente materiales sobre estos temas, y en menos de un año leí cincuenta libros, aproximadamente al mismo tiempo, establecí un récord personal de lectura: tres libros en una semana.

Y luego la realidad me golpeó, en otras palabras, me sumergí en un trabajo real.

Después de lanzar muchos productos, derramar muchas lágrimas (reales) y experimentar muchas dificultades, finalmente me di cuenta de que la gestión de productos es mucho más que negocios, diseño y tecnología. Las últimas tres áreas de actividad son solo parte del trabajo del gerente de producto.

Traducido a Alconost

¡En esencia, mi trabajo es perseverancia, paciencia impecable, constantes batallas emocionales y la capacidad de mantener siempre mi cola con un arma!

Después de pasar casi cuatro años en el campo de la gestión de productos, lanzar y participar en el lanzamiento de proyectos muy exitosos con algunas de las mentes más brillantes del país, he adquirido mucha experiencia: cometí errores, fracasé. Más de una vez al final de la jornada laboral quería ser capaz de mejorar, y ahora sé lo que es "mejor".

Entonces, ¿qué lecciones se pueden aprender de mi experiencia?

Lección número 1. Los gerentes de producto no deberían estar tristes


Suena raro, ¿eh? ¿Cómo es esto: no estés triste? ¿Es necesario regocijarse constantemente? ¿Y cuál es el punto?

Un día típico en la vida de un gerente de producto es no sentarse en silencio en la esquina y escribir cuidadosamente un documento con los requisitos del producto, en absoluto ... Todo el día: constantemente preguntas de diseñadores, desarrolladores, preguntas de negocios ( uno podría adivinar, sí) . Y también, muchas reuniones, conversaciones, discusiones de varias ideas y objeciones.

Un gerente de producto es como un especialista en ventas que dirige una conversación interminable por teléfono: ¡debe brillar cada segundo! Este es un trabajo en el que necesita interactuar con docenas de personas importantes para el proyecto en un día con diferentes personajes, temperamento, motivación, necesidades y estado emocional. ¿Es posible pagar la tristeza aquí? Después de todo, debe mostrar constantemente su mejor lado y cargar el resto con vigor. No hay lugar para la tristeza. ¿Cansado, agotado, perdido el entusiasmo? Con esta actitud no "venderás" nada.

La capacidad de sostener la cola con una pistola en este trabajo es lo más importante, amigos. Y no estoy bromeando.

Lección número 2. El producto no es tu hijo


Hay mucho donde se puede escuchar lo contrario: el producto, dicen, debe ser percibido como su propio hijo. Cuídalo, cría, ámalo (y protégelo), como si fuera tu carne y sangre. Supuestamente, debe brindar su amor desinteresado, atención y todas sus fuerzas, tal como lo haría si fuera su hijo.

De hecho, esto no se puede hacer, y hay dos razones para esto.

Primero: ¿es normal que mate a un niño que no ha estado a la altura de las expectativas? ¿Estás dispuesto a escuchar las críticas dirigidas a tu hijo?

No? Luego, deje de considerar el producto como su hijo. Esto no es un niño, este es un producto. Necesita trabajar e intentar que sea exitoso, pero al mismo tiempo necesita eliminarse emocionalmente por completo. Tener apego emocional a él, como a un niño, es inútil.

En segundo lugar, un niño puede necesitar atención las 24 horas, pero un producto, por su propio bien, no.

A veces es necesario desconectarse para poder escuchar algo importante. Para pensar fuera del marco habitual, debe ir más allá de ellos. Para encontrar un nicho para el producto que no esté manchado con la sangre de competidores potenciales, el " océano azul ", debe separarse del estado actual de las cosas.

¿Por qué digo eso?


Porque gestionar productos significa mejorarlos constantemente. Esto significa renunciar a malas ideas, productos y características, y a veces incluso matar un producto que no funciona como se esperaba. Si al mismo tiempo siente algún sentimiento hacia el producto, dejará de escuchar críticas. E incluso, tal vez, entrarás en una defensa muerta y no podrás percibir correctamente los comentarios y las opiniones de los usuarios. Y esto, por supuesto, es un mal enfoque para la gestión de productos.

Por lo tanto, de ahora en adelante, por su bien y por el bien del producto, comience a ver el producto como es, es decir, como un negocio para satisfacer las necesidades de los clientes.

Lección número 3. ¿Desea obtener una sensación de satisfacción laboral de inmediato? Hacer otra cosa


Un poco más alto, comparé la gestión de productos con el trabajo en el departamento de ventas. Sin embargo, la diferencia clave aquí es que, al final del día, no llega un sentimiento de satisfacción. El objetivo se ha completado, el trabajo está hecho, pero no se escucha el sonido de las monedas.

Lo que se hizo hoy no producirá resultados tangibles al instante, ni hoy, ni mañana, ni siquiera seis meses después.

Un camino sin fin a la vista. ¿Sabes qué es lo peor? No concluye un contrato, no vende, no escribe código y no desarrolla un diseño ( en la mayoría de los casos ), por lo tanto, un sentimiento de satisfacción de una tarea completada al final de la jornada laboral rara vez lo visita. Muy raro!

En este caso, constantemente hará algunas mejoras, generará ideas, generará optimizaciones y tomará las decisiones correctas, ¡una y otra vez!

Para hacer esto, necesitas mucha paciencia para terminar el trabajo. Para aprender constantemente. Y para obtener resultados, que, a su vez, se convierten en el punto de partida para el próximo ciclo de optimización.

Entonces, si desea obtener retornos instantáneos del trabajo, quizás este camino no sea para usted.

Nota Demasiada paciencia también es malo: un gerente de producto debería estar inclinado a actuar, no esperar, y ser lo suficientemente impaciente como para esforzarse por sacar a la luz los productos pronto.

Demasiado controvertido, ¿eh? Y no prometí que sería fácil.

Lección número 4. Aprende a buscar la verdad, no la autoafirmación


Como gerente de producto, por lo general, debe ofrecer formas increíblemente buenas para resolver los problemas de los usuarios: deben ser mejores que las soluciones existentes al menos cuatro veces. En el camino hacia este objetivo, es necesario realizar una gran cantidad de investigación para formular el problema, buscar el usuario objetivo, determinar la escala del problema y el conjunto existente de soluciones.

En el curso del trabajo, los gerentes de producto a menudo plantean la hipótesis de qué soluciones son las más adecuadas y tratan de reforzar su visión con una investigación adicional sobre qué tan bien un enfoque particular ayudará a los usuarios a resolver un problema. En el proceso de esto, se compilan documentos, se forma una hipótesis del producto, se registra una visión del proyecto y se realiza un análisis del impacto.

Y hasta ahora, todo bien. Pero en algún momento, después de pasar semanas (a veces meses) buscando una solución al problema enunciado, eventualmente te apegas a tu propia idea. Y aquí comienzan los problemas. Habiéndose apegado a la decisión, el gerente de producto, por regla general, comienza a buscar la confirmación de su razonamiento de los demás, pero no una verdadera evaluación. Después de haber invertido en la idea, nos apegamos, y esto incluye mecanismos de protección en el trabajo, ¡muy humanamente!

Esto es lo que te recomiendo que hagas en este caso: en lugar de preguntar si algo funciona, pídeme que te diga por qué tu idea podría fallar. No se conforme con una razón débil: exija tres y pesadas. Al hablar con una docena de personas de esta manera, obtienes treinta puntos de vista que son diferentes a los tuyos: ¡buena comida para pensar!

Pero no olvide abordar esto con prudencia: no todos estos treinta puntos de vista son correctos, no todos son importantes y se implementan rápidamente. El significado del ejercicio es solo obligarse a buscar la verdad y no afirmarse.

Lección número 5. Síndrome "Hice mi parte"


Esta es la lección más importante de todas, y quizás la más corta. Comencé la historia con el hecho de que en el campo de la gestión de productos, las habilidades vocacionales y técnicas no son muy importantes. Pero también significa que un documento impecablemente compuesto con los requisitos del producto y la más valiosa de las ideas propuestas deja de ser importante si el producto no despega.

Al principio me molesté rápida y fácilmente. Y antes de mí mismo, me justifiqué así: " Pero hice mi parte del trabajo ... " ( Sorprendentemente, a lo largo de los años, los jefes confiaron en mi opinión y me permitieron actuar de forma independiente; por lo tanto, tuve que justificarme solo frente a mí ). Describí los requisitos para el producto, hablé con clientes, sostuve discusiones técnicas, lo hice, lo hice ... pero el producto no vio la luz.

El gerente de producto es el conductor principal del proyecto: no puede "hacer su parte" y luego recostarse y ver girar los engranajes

Para avanzar, debes sumergirte en el proyecto con la cabeza. Esto significa que el gerente de producto no puede "hacer su parte" y hacer otra cosa. Debe involucrarse en todo el proceso: para ayudar a un especialista que no puede encontrar una solución, encontrar suficientes datos para desarrollar una funcionalidad excelente, estudiar a fondo el producto y ayudar a los departamentos de marketing y ventas a comprenderlo para que entiendan qué, quién y por qué están vendiendo De hecho, todas las colas antiestéticas del proyecto están en su conciencia. Esta es su parte del trabajo, y es lo suficientemente grande como para que todo lo demás dependa de ello.

Lección número 6. ¡Hola artista! No haces un producto para ti


Con demasiada frecuencia caemos en la ilusión de que todos somos iguales a nosotros. Nos comienza a parecer que hay dos tipos de personas en el mundo: algunos son como nosotros, otros no como nosotros. Y todos, como nosotros, por supuesto, piensan y se comportan como nosotros. Y esto significa que si tienes un problema, entonces personas como tú también lo tienen. Además, es tan grande y extendido que requiere una solución. Y tan pronto como se tome esta decisión, usted, por supuesto, escuchará de todas las partes: “¡ Aquí está el dinero, tómenlo! ¡He estado esperando tanto tiempo para que aparezca un producto así! "

Pero esto no sucede.

En la práctica, lo anterior significa que el mundo en nuestra imaginación necesita una solución al problema tanto que su solución tenga valor comercial. Comenzamos a resolver nuestros propios problemas con tal entusiasmo que el ángulo de visión se estrecha y no podemos evaluar adecuadamente el tamaño del mercado. No estamos tratando de buscar soluciones existentes, ¡lo cual bien podría ser! Y, tal vez, incluso hacen frente a la tarea mejor que nuestro producto hipotético.

Y dado que estamos familiarizados con el problema nosotros mismos, tendemos a creer erróneamente que sabemos todo al respecto, y no necesitamos preguntar a otros si tal problema realmente existe; como resultado, el ángulo de visión se reduce aún más.

¡No hagas eso! No hagas productos para ti. Levanta la cabeza, haz un estudio bastante extenso:

  • ¿Tiene suficientes personas enfrentando su problema para que pueda ser de valor comercial?
  • ¿Es el problema lo suficientemente grande como para crear una solución?
  • ¿Qué soluciones ya existen y cuánto mejor será su opción?

Nota Facebook, uno de los proyectos más exitosos de la era digital, apareció debido al hecho de que alguien decidió satisfacer sus propias necesidades. Pero esta decisión rápidamente encontró un gran nicho de mercado. Debe poder detenerse a tiempo y no exagerar con el estudio del problema.

Lección número 7. Lanzamiento del producto: no es el momento de celebrar


Confieso que este pecador está detrás de mí.

Semanas de investigación, luego semanas de trabajo en el producto real, luego semanas de preparación para el lanzamiento. Finalmente, el día del lanzamiento: ¿no merecíamos la oportunidad de descansar, celebrar?

Por supuesto que se lo merecen.

El único inconveniente es que muchos lo toman demasiado en serio. Creemos que el trabajo está hecho. Parece que ha llegado el momento "... y vivieron felices para siempre" .

Muy parecido a una boda, ¿verdad? Pero en el momento del triunfo, el verdadero trabajo apenas comienza. Como en el caso del matrimonio, una prueba real de las relaciones con un producto comienza desde el día en que ingresa al mundo real; esto ya no es una idea, es un producto real que a veces incluso se puede tocar.

Cuando salga el producto, descubrirá lo que valen todo el esfuerzo y los meses de investigación. Descubra qué tan bien su solución se adapta a la base de clientes. ¿Y escuchará después de todas estas discusiones y negociaciones el sonido de monedas reales? El lanzamiento del producto es el comienzo de un trabajo serio.

Sí, es normal alegrarse por la entrada del producto al mercado. ¡Pero debe celebrar cuando el primer cliente lo usa, cuando el primer pago llega a la cuenta bancaria, cuándo habrá más clientes y con ellos más dinero en la cuenta!

Hora de celebrar: cuando la idea ha funcionado y su producto ha encontrado su lugar en el mercado. Y también, cuando los propios clientes comienzan a publicitar y esencialmente venden su producto.

Nota Celebrar es bueno. Celebre también el paso de etapas importantes. Pero debe recordar y comprender qué mensaje está detrás de su celebración: "¡Hemos alcanzado la meta y terminado!" - o "¡Damos la bienvenida a un nuevo capítulo en la vida del proyecto!"

Sobre el traductor

El artículo fue traducido por Alconost.

Alconost localiza juegos , aplicaciones y sitios en 70 idiomas. Traductores en lengua nativa, pruebas lingüísticas, plataforma en la nube con API, localización continua, gestores de proyectos 24/7, cualquier formato de recursos de cadena.

También hacemos videos de publicidad y capacitación , para sitios que venden, imágenes, publicidad, capacitación, teasers, expliner, trailers de Google Play y App Store.

→ Leer más

Source: https://habr.com/ru/post/437306/


All Articles