Habro suicidio. Disco rural

- Hans, genial! - Se escuchó desde atrás.

El colegial se dio la vuelta furtivamente, escondiendo rápidamente algo en su seno. La vendedora en el puesto, que acababa de dar una dosis de los viejos "nueve", cerró la puerta apresuradamente.

- ¬°Qu√© estamos atrapando all√≠! ¬°No mees, tuyo! Wow! - una peque√Īa multitud de compa√Īeros de tribus se acerc√≥ a Hans.

- Vovik! Kuzyara! Martillo! - el escolar estaba encantado con su inesperada salvación.

Los escolares se apresuraron a encontrarse, comenzaron a abrazarse felices, pero no como algunos ni√Īos est√ļpidos, pero sensatamente, de manera infantil, seg√ļn el algoritmo de su propia invenci√≥n, sacudieron el cangrejo con ambas manos y golpearon el hombro con un hombro.

- ¬ŅQu√©, abastecido? - sonri√≥ Vovik

- bien. - respondi√≥ Hans descaradamente, tomando una cerveza de su chaqueta. - ¬ŅQu√© vas a ir a la discoteca?

- ¬ŅVas a la discoteca? Kuzyara frunci√≥ el ce√Īo.

- ¡El tocón está despejado! - respondió Hans - Pasé un mes con mi abuela en la granja, ¡no hay ni una discoteca para ti, ni un puesto! Sí, y la abuela está disparando, ni siquiera podría divertirme.

"Bueno, ahí está ..." Kuzyara dudó. - Todo ha cambiado ahora.

- que? Hans frunci√≥ el ce√Īo. - ¬ŅQu√© pudo haber cambiado all√≠? ¬ŅNadie para romper una calabaza, o qu√©? ¬ŅO todas las chicas se casaron, no hay nadie con quien moverse?

- no. - Kuzyara despedido. "Allí, en resumen, esto es ... El club está ahora".

- ¬ŅY antes de lo que pas√≥? - se rio Hans. - El teatro Bolshoi o qu√©?

- ¬ŅPor qu√© lo llevas a Pont? Hammer entr√≥. - Hans no sabes qu√©? Un infierno se ir√°.

- ¬ŅY no ir√°s, o qu√©? - Detuvo a Hans.

"Bueno, no sé ..." Kuzyara miró a un lado.

- Vamos, ¡Cho meó algo! - Vovik apoyó a los muchachos. - Rastrilla el anhelo, ¡amontona a alguien! ¡Al final, no desperdicies los "nueve" por nada!

- Y eso es cierto! - Con el apoyo de Hans. - Bueno, se apresuraron!

- Espera, espera. - Kuzyara buscó en su bolsillo. - También lo almacenaremos.

Cuando se completaron todos los preparativos, los amigos se mudaron al club. El camino se extend√≠a a trav√©s de una peque√Īa plaza, un lugar favorito de la juventud rural en una noche oscura. Puedes beber all√≠, abrazar a las chicas y al ba√Īo, donde quieras. Unos veinte minutos despu√©s nos acercamos al club.

"Aquí están los de ...", dijo Hans.

El club del pueblo parecía, como siempre, una gran estructura de ladrillo blanco, irregular, con esquinas rotas, a veces pintada con tiza y carbón (té, no una ciudad con sus graffiti), sino la fachada ...

En la fachada, donde nada solía ser, solía colgar un gran cartel de neón con las palabras "Inicio".

- que? - preguntó Hans perplejo.

- Bueno, el club. - extendi√≥ sus manos Kuzyara. "Ahora eso es todo". Coches fuera, ¬Ņves?

Hans se dio la vuelta y vio dos docenas de automóviles, los más diferentes, pero en su mayoría, automóviles extranjeros.

- ¬ŅDe qui√©n es esto? Hans pregunt√≥.

- Urbano. - respondió Vovik - Ven mucho aquí ...

- ¬ŅC√≥mo llegaste? - Cada vez m√°s sorprendido Hans. - ¬ŅPara que?

- Entonces el club es. - Vovik se√Īal√≥ el letrero. - No golpee sus aletas, pero es normal, como deber√≠a ser. El bar ya est√° all√≠, se han instalado nuevos mafones, amplificadores, reparaciones r√°pidas, Mouzon se est√° configurando de manera diferente.

- No entiendo nada. Hans sacudi√≥ la cabeza. - ¬ŅY qui√©n es el principal? George expulsado o qu√©?

- No, eso es lo que √©l confundi√≥. - respondi√≥ Kuzyara - Ahora no es el l√≠der de las actuaciones de aficionados, sino el director del club. Incluso vi anuncios en la ciudad, y aqu√≠ la gente se esconde aqu√≠. Cada d√≠a m√°s y m√°s. La √ļltima vez, incluso alguien rodado en un Lexus, no he visto tal engendro, que es h√≠brido.

- S√≠, no te preocupes por Lexus. - comenz√≥ a perder los estribos Hans, quien r√°pidamente alcanz√≥ a los "nueve". - ¬ŅQu√© hacer?

- Quiero decir? Kuzyara frunci√≥ el ce√Īo. - No te asustes, vamos ...

- ¬ŅQu√© tipo de loco loco? - Hans se acostumbr√≥.

"Tu madre ..." Kuzyara estaba enojado. - No me molestes, entra, mira, es normal allí.

- ¬°Y yo ir√©! - grit√≥ Hans. - ¬ŅQu√© soy, alg√ļn tipo de mensaje, pasando el rato en la calle?

- Mestizo. - corrigió Kuzyara.

- ¬°T√ļ tambi√©n eres un chucho! - sonri√≥ Hans. - ¬°Vamos, deja de intentarlo!

Los muchachos fueron a la entrada, abrieron la puerta y entraron al vestuario. Había dos ambals: de local, rural, solo en trajes y con insignias.

- Tenemos entradas, caballeros. - sonrió un ambal.

- que? - Hans estaba indignado. - ¬ŅY pagar tus v√≥mitos?

- Cállate, Hans. - Empujó a un amigo debajo de las costillas Vovik. - Chiribas de todo.

- ¬ŅQu√© co√Īo chiribas? - continu√≥ gritando Hans. - S√≠, yo ...

Nadie sab√≠a lo que iba a hacer Hans all√≠, porque Vovik pag√≥ por todos y la ruidosa compa√Ī√≠a entr√≥.

Por lo que vio, Hans se quedó estupefacto al principio. Anteriormente, la discoteca encajaba en el vestíbulo del club del pueblo, pero ahora todo el edificio estaba destinado a las necesidades de los vacacionistas. No había una sala de cine, aunque no había mucho de qué quejarse, no habían mostrado nada durante mucho tiempo, y ahora había una pista de baile en la gran sala. A lo largo de las paredes había mesas, la mitad de las cuales estaban vacías, y el resto eran en su mayoría visitantes, los rostros no eran familiares para Hans.

A juzgar por las se√Īales, hab√≠a una zona de relajaci√≥n en el segundo piso. ¬ŅQu√© es esto? Hans no lo sab√≠a, y no estaba particularmente interesado. Hab√≠a un bar en el vest√≠bulo, y tambi√©n hab√≠a mesas. La m√ļsica aqu√≠ no era tan audible, era posible hablar sin esfuerzo.

El armario estaba en el mismo lugar: inmediatamente a la derecha de la entrada, solo que nadie había estado de guardia antes, y ahora Baba Klava estaba sentado, desde tiempos inmemoriales trabajando en el club como limpiador.

"Oh, qu√© favor ..." Hans sonri√≥ a las perchas en el armario. - De ninguna manera, ciudad, ¬Ņeh, mujer Klava?

- Vamos, y qu√≠tate los remixes. - la anciana sonri√≥ en respuesta. - ¬ŅPor qu√© est√°s muerto en seco?
Hans se desnud√≥, le entreg√≥ su chaqueta y consigui√≥ un n√ļmero. Gir√°ndolo con inter√©s en su mano, se lo guard√≥ en el bolsillo.

- Bueno, ¡sal a caminar, defecto! Gritó a los amigos. - Fueron a limpiar el pan de la ciudad!

- Espera un minuto! - gritó Kuzyara, pero Hans ya pasó a la pista de baile.

Al entrar, Hans se detuvo y comenzó a examinar a la audiencia. Lo primero que me llamó la atención fue que no había círculos familiares, por lo que esta y otras discotecas rurales siempre fueron famosas. Por supuesto, tampoco había bolsos famosos instalados dentro de los círculos.

La gente bailaba en peque√Īos grupos, de dos a tres personas. Todo parec√≠a digno, decente, nadie salt√≥ y grit√≥ "¬°El sol en tus manos!" o "Stooooooo dneeyee a la orden!" - simplemente aburrido sacudido al ritmo, y no al ritmo de la m√ļsica.

Mirando a la multitud, Hans mir√≥ a su alrededor. Al ver un peque√Īo grupo de caras conocidas, me mud√© all√≠.

- ¬°Castor, genial! - grit√≥ Hans. "¬°Oh, y el Cheburator est√° aqu√≠!" Y Boryan! ¬ŅPor qu√© est√°s despierto, no bailando?

Hola, Hans. - Beaver levant√≥ la mano en se√Īal de saludo.

La empresa era mayor, no en edad escolar. As√≠ que el cheburador era un ni√Īo maduro y fuerte, un conductor de tractor famoso en toda la regi√≥n, que en la era sovi√©tica recibi√≥ un mont√≥n de cartas y tazas para las competiciones socialistas, ar√≥, rasg√≥ y sembr√≥ m√°s r√°pido y mejor que nadie. Pero no perdi√≥ sus viejos h√°bitos de pueblo: le encantaban las discotecas. Entonces, antes de bailar, sucedi√≥ que el polvo era un pilar.

Beaver solo vivía en el pueblo y trabajaba en la ciudad como electricista. Desaprendidos en sharaga (como llaman a las escuelas vocacionales en el pueblo, hoy en día - colegios), y, como, Hans escuchó, iba a ir a la universidad.

Boryan fue generalmente un agrónomo. No muy famoso, pero él conocía su negocio. Visité discotecas a menudo, pero casi nunca bailé; me gustaba limpiar más el nabo de alguien.

- Vali, shkolota. - respondió sombríamente Hans Cheburator. - No depende de ti en este momento.

Oh, está bien. - avergonzado Hans. "Como desees, pensé que agitaremos el cho".

- Nos despertaremos sin ti. - espetó Cheburator.

Hans se encogió de hombros y siguió avanzando por la pared. Me encontré con un viejo amigo: Gena, el almacenista del departamento de construcción.

- Gene, hola! Hans dijo alegremente. "¬ŅPor qu√© est√°s, como siempre?"

- Mujer, no bailo. - Gene respondió con calma con una frase de la famosa canción.

- Si lo se. Hans agit√≥ la mano. "Nunca bailas". Vamos, ¬Ņalguien romper√° un mel√≥n?

- Sin mi. - Gene respondió con calma.

"Y esto es sin ti". - sonri√≥ Hans - Todo sin ti. Siempre te mantienes al margen, como si no estuvieras en el trabajo. No bailas, no golpeas, no salchichas en carneros, no pellizcas a las chicas. Hace tiempo que quer√≠a preguntar, ¬Ņa qu√© mierda vas?

"No es asunto tuyo". - Sin perder los estribos, respondió Gene. - Vamos, sal del bosque.

"¬ŅQu√© est√°s haciendo ..." el colegial frunci√≥ el ce√Īo. "Escucha, Gena, ¬Ņqu√© pasa con el mousel?"

- ¬ŅQu√© le pasa a la m√ļsica? - respondi√≥ a rega√Īadientes Gene.

- Oh mierda! Cho por follar en absoluto? Ni una palabra para ti, ni ritmo, toda una especie de tyrdyn-tyrdyn-tyrdyn ...

- M√ļsica moderna normal. - se encogi√≥ de hombros Gene. - ¬ŅHas estado en clubes decentes?

- Bueno, digamos que no. - Con cautela respondió Hans.

"Bueno, no pongas tu hocico donde no lo pidas. - Gene estaba tranquilo. - Ahora en todos los clubes tal m√ļsica. Rave, trance, hip hop, etc.

- que? Hans frunci√≥ el ce√Īo. - ¬ŅSe llaman as√≠ estos conjuntos, o qu√©?

"Conjuntos ..." Gene sonri√≥. - A√Īadir m√°s - vocal e instrumental. Vete ya.

En este momento, completamente inesperado, uno de los bailarines tropezó, no pudo ponerse de pie y cayó sobre Hans.

- ¡Oh, lo siento mucho! - gritó, levantándose, chico.

Le tendió la mano a Hans, pero se la quitó. Se levantó, examinó al delincuente durante unos segundos, nada especial, solo una especie de látigo urbano. El paquete no es más que Hans, aunque brilló la confianza en sí mismo en esta situación, incomprensible en tal situación.

"Oh, bastardo ..." Hans siseó, giró bruscamente y golpeó al tipo en una tableta.

Bueno, cómo abofetearlo ... Hans pensó que se había cerrado de golpe. Amigo, con agilidad proveniente de la nada, evitó un golpe con su mano izquierda: la mano de Hans se levantó. Y desde abajo, de una manera mezquina, voló un uppercut.

Hans saltó un poco, no por sorpresa, sino por la fuerza del golpe, y cayó al suelo. El tipo se inclinó y agregó un par de golpes a la calabaza, todavía sosteniendo la mano derecha de Hans.

Gene, parado cerca, sin perder la compostura, solo dio un par de pasos a un lado. Una empresa reciente se apresuró a ayudar: Cheburator, Beaver y Boryan. No golpearon al tipo, simplemente lo arrastraron lejos, aunque esto no parecía ser necesario, ya se había detenido y se paró en silencio sobre el derrotado Hans.

El shkolot llegó a tiempo, y con ella las ambulancias que estaban en la entrada. Los amigos criaron a Hans, lo examinaron: la sangre manaba de su nariz y labio roto, su chaqueta estaba sucia, pero su estado de ánimo era militante.

"¡Te arrancaré, perra!" Gritó Hans.

- Mira, no rompas el pelaje. - el tipo sonrió en respuesta.

- Entonces, peque√Īos. - El ambal se dirigi√≥ estrictamente a la empresa. - Ve por la calle, refr√©scate.

Nadie comenz√≥ a discutir, tanto la shkolota como la compa√Ī√≠a m√°s antigua se mudaron a la calle. Incluso Gena, por alguna raz√≥n, apareci√≥.

"Qué es, pero ..." Hans no se rindió, incluso se encontró en la frialdad de septiembre. "Bueno, los arreglaré ahora mismo ..."

- Callate t√ļ. - Dijo Cheburator con graves estrictos. - T√≥matelo con calma y no te vayas.

- ¬°C√≥mo es eso! Por qu√© ¬ŅQu√© demonios es eso? ¬°Habr√° todo tipo de ciudad para ense√Īarme! S√≠, los tengo ...

- Maldición, ya lo tienes. - respondió el Cheburator. - Zumbarás, ya no me dejarán ir. Y al mismo tiempo seremos expulsados. Tómatelo con calma. Vete a casa en absoluto.

- Ahora mismo! ¡Esperaré a este reptil aquí, y decoraré tanto su nabo que no puedo caminar!

- De verdad! - Vovik apoyó a su amigo. - ¡La multitud se amontonará y terminará este rábano picante!

- Tenga cuidado de no ser atrapado. - Beaver sonri√≥. - Como ni√Īos, la palabra correcta ...

- No, bueno, pero ¬Ņqu√©, para ser calidez o qu√©? - Hans estaba indignado. - P√°rate en la pared, mira c√≥mo est√°n cortejando a nuestras chicas y enrolla los mocos en un pu√Īo.

- ¬ŅQui√©n te hace pararte contra la pared? - Gene entr√≥. - Vino - descansa normalmente. Comer, beber, si se vende, bailar. Sin masacre de ninguna manera?

- Sí, acabas de referirte, Gena. - Hans se acostumbró.

"Te digo ahora mismo ..." Gena se movió hacia el delincuente, pero el Cheburator lo detuvo.

- buenos chicos. Hans, ve a tomar un poco de aire.

Shkolota se fue del club, el resto regres√≥ adentro. Despu√©s de golpear un poco a lo largo de la fachada, al doblar la esquina para fumar, la compa√Ī√≠a se encontr√≥ cerca de autos estacionados.

"¬ŅQu√© piensas ..." Hans dijo pensativamente. "¬ŅQu√© coche de ese l√°tigo?"

Los muchachos comenzaron a mirar a su alrededor, pero la deducción no era su fuerza, y no podían elegir un automóvil.

- FIG lo conoce. Hammer se encogi√≥ de hombros, luego se√Īal√≥ con el dedo al viejo Volga, GAZ-21. "Ah√≠, como, Cheburator".

- No la tocaremos. - sonrió Hans

Despu√©s de eso, inesperadamente para todos, Hans hizo un sonido r√ļstico familiar para todos, similar a sonarse la nariz, pero como si estuviera adentro, y gru√Ī√≥ sarc√°sticamente a un autom√≥vil extranjero que estaba cerca.

"Entonces él, mea". Hans dijo alegremente. - Vamos a marcar a todos en este momento.

Amigos felizmente participaron en el flash mob. Pronto, las notas estaban en casi todos los automóviles, excepto el Cheburatora Volga.

- Bueno, idiotas. - vino de un lado.

Los amigos se volvieron y vieron a Gena. Todos recordaron que había ido al club, pero aparentemente tuvieron tiempo de regresar.

- No puedes ceder en la cara, ¬Ņentonces al menos escupir en el auto? Jard√≠n de infantes, maldita sea ... Que pena por ti.

- Y para nosotros, ¡para ti, ochkodav! - gritó Hans.

- Pues bien. - Gene sonrió. - Ahora mismo daré un paso y te dejará boquiabierto a medida que sopla el viento. Los imbéciles son.

"Cho, ¬Ņcrees que solo podemos ladrar?" - sonri√≥ Hans

Luego, de nuevo, inesperadamente para todos, levantó la pierna y golpeó el volante de un automóvil extranjero con fuerza. La sensación de autoconservación aparentemente se hizo sentir: no golpeó el capó. Sonó una sirena de alarma, el automóvil extranjero brilló en dimensiones, Hans se alejó de la sorpresa, ni el MTZ-80, ni el DT-150, ni el K-701 cargaron tales campanas y silbatos en la aldea.

La puerta del club se abrió y varias personas salieron corriendo, una tras otra. Al principio, no se veían caras, pero después de unos segundos todo quedó claro, y quién estaba corriendo y a quién, respectivamente, el automóvil gritaba con buenas obscenidades.

El primero en correr fue George, el nuevo director del club. Un hombre de mediana edad, pero un hombre de aspecto fuerte, con gafas y un peinado inusual para el pueblo. Despu√©s, aunque con tacones altos, pero sin quedarse atr√°s, picaron a Irina, la ayudante para siempre de George. Bueno, la vieja compa√Ī√≠a, de Cheburator, Beaver y Boryan.

"¬ŅQu√© haces aqu√≠?" - grit√≥ George y comenz√≥ a inspeccionar su auto.

"¬ŅQu√© est√°s haciendo aqu√≠!" - lade√≥ Hans.

- yo? Al examinar el coche, George le prest√≥ toda la atenci√≥n a Hans. - ¬ŅDe qu√© est√°s hablando, el tramposo sucio? Primero, una pelea, ¬Ņahora paralizar autos? Que diablos quieres No quiera relajarse en el club, ¬°vaya a casa!

- Olvidé preguntarte! Espetó Hans. - Cuando quiera, ¡me tiraré! Tendré que volver.

- Bueno, entra, rel√°jate, disfruta, ¬Ņqu√© te gusta? - El director estaba indignado.

- ¬°Y el hecho de que no me guste nichrome es tu club, George! ¬ŅPor qu√© hiciste todo esto? Hab√≠a una discoteca normal, ¬Ņpor qu√© es todo esto necesario?

- ¬ŅQu√© era una discoteca normal? - Sinceramente sorprendi√≥ a George. - ¬ŅEst√°s hablando de esa v√≠bora que estuvo aqu√≠ hace un mes?

- Bueno, la víbora y la víbora, ¡pero fue divertido!

"Ahora, ¬Ņno es divertido?" ¬ŅO te est√°s divirtiendo solo cuando todos est√°n en la mierda, todos est√°n en la plantilla, fuman en el club y se mojan?

"No, bueno, eso no ..." Hans dud√≥. - Estoy para el pasatiempo cultural, pero a√ļn as√≠ ...

"¬ŅQu√©, despu√©s de todo?"

"No te entiendo, George". Por qu√© ¬ŅQu√© quieres lograr? ¬ŅQu√© para nosotros estos urbanos?

"¬ŅNo est√°s cansado de vivir en la no existencia?" ¬°En nuestro remanso, donde no hay trabajo, ni estudio, ni infierno! Todav√≠a eres joven, ¬°pero mira el resto! Quien no se emborrach√≥, se fue por mucho tiempo. Como algunos vikingos, en una isla distante. Es divertido: hincharse, negarse, limpiarse las caras. Y en la ma√Īana para despertar, y de la desesperanza desesperada, nuevamente por una botella. ¬ŅQuieres vivir as√≠?

- Y tu club, ¬Ņc√≥mo va a ayudar? - Entr√≥ Vovik.

- S√≠, ¬Ņc√≥mo s√© qu√©? - grit√≥ George "¬°Pero no te sientes como todos ustedes!" Al menos debemos hacer algo en nuestro poder. En mi poder, como result√≥, hacer un buen club de una discoteca rural. Te ves a ti mismo, y la gente nos contact√≥ desde la ciudad. Compran todo, dejan los boletos y el bar normalmente, Irina no me deja mentir.

- Sí, gastan bien, no como en un puesto. - Irina asintió

- Y t√ļ, Irka, all√≠ tambi√©n ... - sonri√≥ Hans.

- ¡No soy Irka para ti! - Irina gritó y, con una destreza inesperada, saltó hacia Hans y le dio una fuerte bofetada, tan fuerte que Hans le picoteó la nariz y casi golpeó el capó del auto de George.

- No te atrevas a ofender a Irina, una bastarda. - gritó Cheburator. - Hablarás así con tus tontas novias de la escuela. Aunque, ellos también te matarán.

Hans se ofendió en silencio y se frotó la nuca magullada.

- Irina y yo estamos intentando por ti, que al menos dir√≠a gracias. - George agit√≥ su mano. "Solo puedes quejarse y quejarse, lo bueno que fue y lo malo que es ahora". No necesitas una maldita cosa, excepto c√≥mo rellenar y orinar, en sentido literal y figurado. No me gusta: tr√°igalo a la granja de granos Mistovsky, solo hay un ambiente para usted. Beben, gritan, juran, sumergen sus cabezas en el ba√Īo con placer.

Escucha, George. - Beaver entr√≥ de repente. "¬ŅPor qu√© es tan extra√Īo el muzlo?"

- Extra√Īo? - grit√≥ Hans. - S√≠, muzlo podrido en general!

- M√ļsica normal - se encogi√≥ de hombros George. - Ahora ella juega en todos los clubes. Inusual, estoy de acuerdo, pero ya veremos.

- ¬ŅY qui√©n est√° jugando? ¬ŅQu√© conjunto? Pregunt√≥ el castor.

"Y este también ..." Gene sonrió. - Evil Beaver llama a un conjunto de DJ.

- a quien? - Beaver frunci√≥ el ce√Īo.

- Eres casi urbano. - George sonrió. "Pero no sabes cosas tan simples". Reproducción de nuestro DJ local inteligente.

- hto? - el Cheburator sonrió.

- Bueno, Ivan, un conductor de tractor ... Ex.

- Conozco a Ivan. - asintió Cheburator. - Solo que no lo vi en el club.

- Entonces se para detrás del control remoto, está oscuro allí, por lo tanto no lo vio.

- ¬ŅY cu√°nto tiempo lleva haciendo esta basura? Bueno, muzlom.

- No realmente, como un a√Īo. Lo vi en otros clubes de la ciudad. ¬ŅC√≥mo es ... Khubr? Hiber? No recuerdo el nombre ...

- Entonces la basura es algo. - entró Boryan. - Conducirlo en el cuello.

- ¬ŅY qui√©n jugar√°? Eres tu - George sonri√≥.

"Quiz√°s lo haga". - respondi√≥ Boryan con el ce√Īo fruncido. - Lo que es complicado.

- S√≠, no me importa. - se encogi√≥ de hombros George. - Juega a quien quieras. No tenemos reglas estrictas. Solo muestra primero a Irina lo que tienes all√≠, bueno, qu√© tipo de m√ļsica. Ella se sienta aqu√≠ todo el d√≠a, hasta altas horas de la noche, mirando el club. Ven, pon los casetes, ella escuchar√°.Si es normal, pon tu m√ļsica por la noche.

- Trastes. - Beaver asintió con la cabeza. "Quiero intentarlo". Y luego ya tengo esta basura.

- Lo tengo - hazlo t√ļ mismo. Nadie se molesta. Solo me alegrar√©.

- Y no lo har√©. - dijo Boryan. - A la mierda esta basura para hacer tu m√ļsica. Yo vine a descansar.

- Bueno, descansa. - Gene respondi√≥ un poco nervioso. "¬ŅPor qu√© est√°s molestando a George?" Lo ha hecho bien, lo est√° intentando, organiza todo aqu√≠ y solo te quejas. No me gusta, vete a casa.

"¬ŅTe gusta a ti mismo?" - se burl√≥ Boryan.

"¬ŅA qui√©n le importa si me gusta o no?" - respondi√≥ Gena. - En general - s√≠, en los detalles - no. M√ļsica a trav√©s del tiempo. A veces, tal turbidez, cuando especialmente trance. Y cuando el hip-hop es bueno, me encanta el hip-hop.

"¬ŅQuieres probarlo t√ļ mismo?" - pregunt√≥ George

No, gracias. - Gene sonrió. "Soy un oyente, y un crítico a veces". El juego no es mío.

- Bueno, como quieras. - George sonri√≥ en respuesta, luego se volvi√≥ hacia los estudiantes. - Bueno, ¬Ņest√° resuelto el conflicto?

Los estudiantes se miraron entre sí, sin atreverse a asumir la responsabilidad de la opinión general.

- Agotado, agotado. - Hans sonrió cruelmente. - Ve, todavía estamos fumando aquí, y también nos pondremos al día.

La compa√Ī√≠a se retir√≥, dejando a nuestros h√©roes entre los autos.

- Bueno, vamos? - Kuzyara preguntó con incertidumbre. "Parece normal, George lo explicó todo". Tengo algunas monedas en el bolsillo, llevo algo allí, siéntate, descansa ...

- Bueno, cormorán. Hans sacudió la cabeza. "Usted fue curado como un frayer, sorbió y lo abrió". Organizaron un club aquí, comenzaron un negocio, se preocupan por nosotros, quieren levantar la aldea de rodillas. Lo se! ¡Pronto, no quedará nada de la discoteca, todos barrerán la ciudad y masticaremos los mocos con un comedero roto!

"Uh, por qué estás ..." dijo Vovik con duda en su voz. "Es una buena bahía, vamos a descansar".

- Bueno, vete, no te sostengo. - respondi√≥ Hans - Quedaron impresionados como bespontovye reto√Īos.

- Bueno, el. Hammer agitó su mano. - Envía a los muchachos.

La empresa, vacilante, en peque√Īos pasos, comenz√≥ a alejarse de los autos hacia el club.

"Hans, bien". - Kuzyara llegó un poco tarde. - Vamos

- Ahora mismo, vendré. - sonrió Hans - Tengo una idea más de cómo estropear sus vacaciones.

‚ÄĒ ? , -? ? ?

‚ÄĒ , , .

‚ÄĒ , ?

‚ÄĒ , .

, , , .

‚ÄĒ , ‚Ķ ‚ÄĒ , . ‚Äď ‚Ä¶

Source: https://habr.com/ru/post/440358/


All Articles