¬ŅPor qu√© los j√≥venes estadounidenses fingen amar trabajar?

Observ√© a las mentes m√°s grandes de mi generaci√≥n trabajar 18 horas al d√≠a, y me jact√© de ello en Instagram con la etiqueta #hustle. ¬ŅCu√°ndo se convirti√≥ la adicci√≥n al trabajo performativa en una forma de vida?




Ni una sola vez al comienzo de su semana laboral, ni en la cola para el caf√© de la ma√Īana; no en una multitud de personas que van a trabajar en el metro; ni al comienzo de ordenar la bandeja de entrada sin fondo: no me detuve para mirar al cielo y susurrar: # Gloria a Dios el lunes (SBP).

Aparentemente, con esto traiciono a mi generación. Me enteré de esto durante una serie de mis visitas recientes a la red de coworking de WeWork en Nueva York, donde los cojines instan a los visitantes ocupados: "Haz lo que amas". Los letreros de neón requieren "Date prisa más rápido", y las inscripciones en las paredes glorifican la doctrina de SBP. Incluso los pepinos en los enfriadores WeWork tienen su propio programa. "No te detengas cuando estés cansado", alguien recientemente cortó la carne de vegetales flotantes. "Quédate cuando hayas terminado". Las metáforas relacionadas con el uso de Kool-Aid rara vez son tan literales [ en la cultura estadounidense, la frase "beber Kool-Aid" significa creer en una idea peligrosa que promete una gran recompensa, y se asocia con el suicidio en masa en Johnstown / aprox. perev. ]

Bienvenido a la cultura del alboroto. Est√° obsesionada con la aspiraci√≥n, es incansablemente positiva, carece de humor y, cuando lo notas, es imposible salir de ella. "Rise and Grind" [Rise and Grind] - al mismo tiempo, el tema de la campa√Īa publicitaria de Nike y el t√≠tulo del libro de uno de los tiburones del programa de televisi√≥n " Aquarium with Sharks ". Nuevos medios como Hustle, responsable de noticias y conferencias comerciales populares, y One37pm, una compa√Ī√≠a creada por el santo patr√≥n de todos los quisquillosos, Gary Vainerchuk , glorifican la ambici√≥n no como un medio para un fin, sino como un estilo de vida.

"El estado actual de la iniciativa empresarial es m√°s que una carrera", escriben en la p√°gina " Acerca de nosotros " en One37pm. ‚ÄúEsto es ambici√≥n, fuerza de car√°cter y vanidad. Esta es una presentaci√≥n en vivo que nutre tu creatividad. Actividad f√≠sica que desencadena una reacci√≥n de endorfina. Un so√Īador que ampl√≠a tu mente. Desde este punto de vista, una persona no solo no deja de preocuparse: nunca deja el estado de admiraci√≥n por el trabajo, en el que el objetivo principal de hacer ejercicios o asistir a un concierto sigue siendo la b√ļsqueda de inspiraci√≥n que lo lleve de regreso a su escritorio.

Ryan Harwood, CEO de la compa√Ī√≠a matriz de One37pm, me dijo que el contenido del sitio es para una generaci√≥n m√°s joven de personas que buscan permiso para seguir sus sue√Īos. "Quieren saber c√≥mo tomar el control de su momento en cualquier momento", dijo.

"Aprovecha tu momento" es una alteraci√≥n astuta del concepto de "sobrevivir en la carrera de ratas ". En una nueva cultura laboral, no es suficiente solo ser duradero o como una persona. Los trabajadores deben adorar su trabajo y difundir esta adoraci√≥n en las redes sociales, soldando as√≠ sus personalidades con personalidades empleadores, ¬Ņpor qu√© otra raz√≥n LinkedIn har√≠a sus historias de Snapchat?

Este es el glamour del trabajo duro, y va a las masas. Lo m√°s obvio es que WeWork, cuyos inversores fueron valorados recientemente en $ 47 mil millones, se est√° convirtiendo en la estrella de la cultura de la oficina. La compa√Ī√≠a ya ha exportado su marca de adicci√≥n al trabajo a 27 pa√≠ses, tiene 400,000 visitantes, incluidos empleados del 30% de las compa√Ī√≠as de Global Fortune 500.

En enero, el fundador de WeWork, Adam Newman, anunci√≥ que su startup estaba cambiando la marca a We Company para reflejar la expansi√≥n del negocio inmobiliario y educativo. Al describir este proceso, Fast Company se√Īal√≥: "En lugar de solo alquilar mesas, la compa√Ī√≠a quiere abarcar todos los aspectos de la vida de las personas, tanto en el mundo f√≠sico como en el digital". Puedes imaginar a su cliente ideal como una persona tan encantada con la est√©tica de la oficina de WeWork (pepinos con pesta√Īas y todo lo dem√°s) que duerme en los apartamentos WeLive, practica en el gimnasio Rise by We y env√≠a a los ni√Īos a la escuela WeGrow.

Desde este campanario, la serie Office Space, una oda a la pereza para la generaci√≥n X, que cumplir√° 20 a√Īos el pr√≥ximo mes, parece ciencia ficci√≥n de un pa√≠s lejano. Es casi imposible imaginar una abeja funcional de la startup de hoy, que, a la manera del protagonista Peter Gibbons, admitir√≠a : "No soy tan flojo, simplemente no me importa". La indiferencia en el lugar de trabajo no tiene un hashtag socialmente aceptable.

"Es cruel y explotador".


Es bastante simple considerar la cultura del alboroto como un enga√Īo. Al final, convencer a toda una generaci√≥n de trabajadores de arar es muy conveniente para los de arriba.

‚ÄúLa mayor√≠a de las personas que cantan la vanidad man√≠a no pertenecen al grupo que realmente funciona. Estos son gerentes, financieros y due√Īos de compa√Ī√≠as ‚ÄĚ, dijo David Heinmeier Hansson, uno de los fundadores de Basecamp, una compa√Ī√≠a de software. Hablamos en octubre cuando anunci√≥ su libro " No tiene que estar loco en el trabajo ], que habla sobre la creaci√≥n de una cultura corporativa saludable.

Heinmeier Hansson dijo que a pesar de la evidencia de que el largo trabajo diario no mejora ni la eficiencia ni la creatividad, los mitos sobre el reciclaje persisten ya que justifican la riqueza excesiva creada para un peque√Īo grupo de t√©cnicos de √©lite. "Es cruel y explotador", dijo.



Elon Musk, que recibe un bono de hasta $ 50 mil millones, si su Tesla logra ciertos indicadores, sirve como un v√≠vido ejemplo de un hombre que elogia el trabajo que traer√° ganancias principalmente solo para √©l. En noviembre, tuite√≥ que hay lugares donde es m√°s f√°cil trabajar que Tesla, "pero nadie cambi√≥ el mundo trabajando 40 horas a la semana". El n√ļmero exacto de horas "depende de la persona", continu√≥, "pero usualmente son 80 horas, y en las horas pico - 100. El umbral de dolor crece exponencialmente m√°s de 80 horas a la semana".

Adem√°s, Musk, que tiene 24 millones de seguidores en Twitter, se√Īal√≥ que si amas tu trabajo, "entonces (pr√°cticamente) no tiene ganas de trabajar". Incluso tuvo que suavizar la mentira sobre SBP con par√©ntesis.

La industria de la tecnolog√≠a probablemente gener√≥ esta cultura de trabajo duro en el cambio de milenio, cuando Google y otros similares comenzaron a alimentar a sus empleados, darles masajes y jugar al doctor. Se supon√≠a que todos estos bollos atraer√≠an a los m√°s talentosos a la empresa y mantendr√≠an a los empleados en el escritorio por m√°s tiempo. Todo esto parec√≠a digno de envidia: ¬Ņa qui√©n no le gusta el empleador que literalmente lava la ropa por usted?



Pero hoy, cuando la tecnocultura penetra en todos los rincones del mundo empresarial, sus himnos a las virtudes del trabajo incesante me recuerdan mucho a la propaganda de la era sovi√©tica que promovi√≥ las haza√Īas de productividad laboral que parec√≠an imposibles de motivar a la fuerza laboral. Una diferencia obvia fue que estos carteles de Stakhanov ten√≠an un mensaje anticapitalista y criticaban a los gatos gordos que florecen en el campo de la libre empresa. Los mensajes de hoy glorifican la prosperidad personal, incluso si la mayor√≠a de las ganancias no provienen de los empleados, sino de los jefes e inversores. El salario, de hecho, no crece durante a√Īos.

Quiz√°s todos extra√Īamos el significado. El inter√©s en la religi√≥n organizada est√° disminuyendo , especialmente bajo entre los millennials estadounidenses. En San Francisco, donde vivo, not√© que el concepto de productividad se exalta casi a un nivel espiritual. Los expertos en tecnolog√≠a han hecho internacional la idea, derivada de una √©tica de trabajo protestante, de que el trabajo no es un acto realizado en un intento de obtener lo que uno quiere; El trabajo es todo lo que tienes. Por lo tanto, todo tipo de trucos o bollos de la compa√Ī√≠a, que optimizan el d√≠a de esas personas y les permiten trabajar un poco m√°s, no solo son deseables, sino que tambi√©n son virtuosos.

Aidan Harper, quien lanz√≥ una campa√Īa para acortar la semana laboral de 4 d√≠as , afirma que este enfoque es t√≥xico y grosero para la persona. "√Čl asume que el √ļnico valor de nosotros como personas es nuestra capacidad de producci√≥n, nuestra capacidad de trabajo y no nuestra humanidad", me dijo.

Esta es una política de culto, agregó Harper, para obligar a los trabajadores a explotarlos con consignas de "cambiar el mundo para mejor". "La impresión es que Elon Musk es su sumo sacerdote", dijo. "Vas a tu iglesia todos los días y adoras el altar de trabajo".

Los feligreses de la Catedral del alboroto eterno se sienten culpables cuando pasan tiempo en algo que no está relacionado con el trabajo. Jonathan Crawford, un empresario con sede en San Francisco, me dijo que mientras trabajaba en su startup comercial Storenvy, ganó 20 kg y arruinó su relación. Cualquier socialización estaba asociada con su trabajo. Si leía un libro, era un libro de negocios. Raramente hizo algo que no le dio un "retorno de la inversión" directo para su empresa.

Crawford cambió su estilo de vida, dándose cuenta de que lo hacía infeliz. Ahora, como empresario a tiempo completo de la empresa de inversión 500 Start-ups, recomienda que sus colegas fundadores participen en actividades no relacionadas con el trabajo, por ejemplo, leer ficción, ver una película o jugar juegos. Y por alguna razón, esto les suena radical. "Esto, curiosamente, les abre los ojos, porque no se dan cuenta de que se consideran un recurso que debe gastarse", dijo Crawford.

Es fácil volverse adicto a la velocidad y el estrés en el trabajo en 2019. Bernie Clinder, consultor de una gran empresa de tecnología, dijo que estaba tratando de limitar su trabajo a cinco días durante 11 horas cada uno, lo que le da un día más productivo. "Si sus colegas son muy competitivos, trabajando en un" horario normal ", se verá como un fastidio", escribió por correo electrónico.

Sin embargo, se refiere de manera realista a su posición en la "carrera de ratas". "Estoy tratando de no olvidar que si de repente me caigo muerto en el trabajo, todos mis premios acrílicos por logros laborales estarán en la basura al día siguiente", escribió, "y la vacante que se abrirá se publicará en el periódico antes de mi obituario".

Sed de lunes


La conclusi√≥n l√≥gica del trabajo demasiado activo, por supuesto, es el agotamiento. Es el tema de un ensayo popular reciente de Anne Helen Petersen, una cr√≠tica cultural de BuzzFeed, que analiza cuidadosamente una incongruencia contenida en la inquietud de los j√≥venes. A saber: si los millennials deben ser flojos y ricos a expensas de sus padres, ¬Ņc√≥mo pueden estar obsesionados con el trabajo al mismo tiempo?

Los Millennials, seg√ļn Petersen, simplemente est√°n desesperados por cumplir con sus altas expectativas. Se ha criado a toda una generaci√≥n con la expectativa de que las buenas calificaciones y las haza√Īas extracurriculares los recompensar√°n proporcionando un trabajo significativo que pueda alimentar su pasi√≥n. En cambio, se encontraron en un trabajo poco confiable y sin sentido, con una monta√Īa de deudas estudiantiles detr√°s de ellos. Por lo tanto, los intentos de pretender ser un hombre que "se levant√≥ y ara", y espera con ansias el lunes por la ma√Īana, se convierte en un mecanismo protector.

La mayor parte del trabajo, ¬°incluso el m√°s genial! - asociado con mucho trabajo duro sin sentido. La mayor√≠a de las corporaciones nos fallan de una forma u otra. Y a√Īos despu√©s de que el eslogan vac√≠o "hacer del mundo un lugar mejor" se convirtiera en un eslogan repetido en el espect√°culo sat√≠rico de Silicon Valley de HBO, muchas compa√Ī√≠as contin√ļan glorificando las virtudes del trabajo con todo tipo de motivadores. Por ejemplo, Spotify, una compa√Ī√≠a que le permite escuchar m√ļsica, dice que su misi√≥n es "liberar el potencial de la creatividad de una persona". Dropbox, que le permite cargar archivos y todo eso, dice que su objetivo es "liberar la energ√≠a creativa del mundo mediante el desarrollo de un m√©todo de trabajo m√°s inteligente".

David Spencer, profesor de econom√≠a en la Escuela de Negocios de la Universidad de Leeds, dice que las empresas, economistas y pol√≠ticos han tenido esa actitud desde al menos el comienzo del curso del mercantilismo en Europa en el siglo XVI. "Los empleadores est√°n constantemente tratando de presentar el trabajo de tal manera que distraiga a los trabajadores de sus caracter√≠sticas desagradables", dijo. Pero tal propaganda puede ir de lado. En Inglaterra, en el siglo XVII, se elogi√≥ el trabajo como remedio para los vicios, dijo Spencer, pero la verdad desagradecida solo hizo que los trabajadores bebieran a√ļn m√°s.

Las compa√Ī√≠as de Internet pueden haber calculado mal en sus llamadas a los empleados para que equiparen su trabajo con sus valores como seres humanos. Despu√©s de un largo per√≠odo de respeto del resto del mundo, la industria tecnol√≥gica est√° experimentando una poderosa reacci√≥n negativa por parte de la gente, amplia y feroz, que abarca desde modales monopol√≠sticos hasta la propagaci√≥n de desinformaci√≥n e incitaci√≥n a la violencia interracial. Y los trabajadores est√°n abriendo sus oportunidades. En noviembre, 20,000 empleados de Google dejaron sus trabajos al participar en una protesta sobre c√≥mo la compa√Ī√≠a aborda el acoso sexual. Otros empleados de la compa√Ī√≠a rechazaron un contrato con el Pent√°gono para el desarrollo de IA, lo que podr√≠a hacer que los drones militares sean m√°s mortales.

Heinmeier Hansson se√Īala las protestas como evidencia de que los millennials deben rebelarse en √ļltima instancia contra una cultura de procesamiento. "La gente no apoyar√° esto", ni comprar√° propaganda que, como resultado del seguimiento del n√ļmero y la duraci√≥n de sus viajes al ba√Īo, recibir√° la dicha eterna ". Se refer√≠a a una entrevista dada en 2016 por la ex directora de Yahoo Marissa Mayer, donde dijo que puede trabajar 130 horas a la semana si "aborda estrat√©gicamente las preguntas de cu√°ndo dormir, cu√°ndo lavarse y con qu√© frecuencia irse". al ba√Īo ".

Como resultado, los propios trabajadores deben decidir si están entusiasmados con ese nivel de devoción o si lo rechazan. Los comentarios de Meyer se dispersaron por las redes sociales después de la entrevista, pero desde entonces los usuarios de Quora han comenzado a compartir fácilmente sus estrategias para copiar su horario de vida. Del mismo modo, los tuits de Mask sobre el "umbral del dolor" causaron muchas críticas, así como muchos seguidores y solicitudes de trabajo.

La triste realidad de 2019 es que las solicitudes de un multimillonario para obtener un trabajo en Twitter no se consideran vergonzosas y se consideran una forma aceptable de salir adelante. Hasta cierto punto, vale la pena respetar a las personas fuertes que ven todo este doloroso sistema y entienden que el éxito requiere una inversión completa y descarada de todas las fuerzas. Si estamos condenados a trabajar incansablemente hasta la muerte, al menos podemos pretender que nos gusta. Incluso los lunes.

Source: https://habr.com/ru/post/440852/


All Articles