Realicé cien entrevistas, me negué a cientos de personas, y solo entonces aprendí a entrevistar

imagen

No quisiera que me contactaras para una entrevista hace dos a√Īos. Pas√© alrededor de un centenar de ellos, y durante todo el tiempo me llev√≥ tal vez cuatro personas. No s√© por qu√©, pero los eychars pensaron que era genial. La fama de un entrevistador estricto estaba por delante de m√≠. Mis amigos me llamaron para entrevistar a los equipos de otras personas, e incluso para otras compa√Ī√≠as, de las que escuchas todos los d√≠as. Y en todas partes, nadie pas√≥.

El candidato no puede hablar sobre el recolector de basura o ni siquiera puede escribirme ordenando con una burbuja, eso significa que no es capaz de nada, pensé.

Toda la charla comercial hermosa (para aumentar el embudo de b√ļsqueda, optimizar el algoritmo de contrataci√≥n, crear comunicaci√≥n, aumentar la lealtad a la marca de recursos humanos) tambi√©n cay√≥ sobre m√≠: el flujo de candidatos se verti√≥ en un corredor cuidadosamente construido, y yo era un embotellamiento en √©l. No a prop√≥sito: la gente realmente no se ajustaba a mis criterios y no ten√≠a idea de jugar con nadie. Fui un verdadero hombre de prueba de estr√©s, un s√ļper denunciante de marginados e impostores. El hecho de que el porcentaje de "divulgaciones exitosas" se mantuviera al 90% no molest√≥ a nadie.

Ver√°, las corporaciones que hablan sobre algoritmos de contrataci√≥n con diagramas coloridos en diapositivas de presentaci√≥n no est√°n realmente de su lado. Las personas para ellos son bienes, recursos y n√ļmeros, y si bien no est√°s dentro de la corporaci√≥n, no hay nada m√°s c√≠nico sobre la elecci√≥n. La grapadora se rompi√≥, el candidato fue expulsado, el caf√© se derram√≥ en el piso, problemas de la misma escala.

Entonces escuché por el rabillo del oído que en Habré una vez al mes y con más frecuencia se quejan de entrevistas incorrectas. Por supuesto, pensé, probablemente las entrevistas sean realizadas solo por imbéciles que no fueron eliminados por personas inteligentes como yo. Incluso la idea no se me escapó de que yo también podría ser un imbécil.

Ahora pienso esto: si no llegaste a mis entrevistas, entonces está bien. Estaba muy equivocado, porque yo mismo entré en la industria como un virus.

Tuve una carrera bastante extra√Īa. Empec√© a programar en la escuela. Viv√≠a con mis padres, de vez en cuando realizaba peque√Īos pedidos en forma independiente, para no sentarme en mi cuello, y estudiaba todo mi tiempo libre. Realmente estudi√≥ bien, simplemente muy bien.

Leí los mejores libros sobre JS, miré el código de desarrolladores reales, sobre la creciente popularidad de github y analicé el comportamiento del código escrito por mí u otros en Firebug. Aprendí inglés debido a la falta de artículos adecuados en Runet. JavaScript me pareció una herramienta mágica. Rápidamente pude dominar profundamente el lenguaje en sí, sus trampas y características. Estaba interesado no solo en el lenguaje en sí, sino también por qué se convirtió en lo que es. Su historia y filosofía.

Cuando aprendí seriamente a escribir código yo mismo, me pareció que conseguir un trabajo como pasante o junior era humillante. En ese momento, ya había dejado la facultad de matemáticas, serví en el ejército y no quería verme como un chico de los recados. Tenía amigos de desarrollo, trabajaban como Jones y usaban sin alma, algo así como C # o Java. Y me sentí bien: ya entiendo mi tecnología mucho mejor que la mía.

La primera oferta se me hizo cuando ayudé a otro desarrollador, ya profesional, vi mi código e invité a una entrevista.

Odio tener entrevistas técnicas. En serio, estaba preocupado cada vez, sin importar cuántas entrevistas pasara. Soy introvertido, y para mí es muy estresante, por lo que puedo olvidar incluso cosas simples. En lugar de decir o mostrar de lo que soy capaz, lucho con mi entusiasmo, dando frases monosilábicas. Aunque estas frases son respuestas verdaderas a las preguntas y a menudo contienen un significado más profundo de lo esperado, me siento incómodo.

Culpé a un montón de cosas en mi emoción.

La mayor√≠a de las entrevistas tienen lugar en alg√ļn tipo de sala de reuniones donde no hay nadie m√°s. Por un lado, es conveniente, nadie se molesta, por el otro, es una jaula de la que te dejas comido, mordido o lleno.

Su curr√≠culum se ve de forma negligente, durante unos segundos. El entrevistador no se preparar√°. No pensar√° qu√© y c√≥mo preguntar mejor en funci√≥n de su curr√≠culum, pero lo har√° est√ļpido, llev√°ndose consigo su lista de extraterrestres del mismo tipo con preguntas. Este es un mal terrible. Con el tiempo, la lista se convierte en un h√°bito, y el entrevistador deja de pensar, esperando la respuesta exacta "como en un libro de texto". En sus propias palabras, tambi√©n es imposible de explicar en la mitad de los casos. Esta mitad recae en personas no calificadas que parecen tener cerebros llenos de grasa.

Las listas uniformes son un flagelo de √©xito debido al formato del evento. Se llama una "entrevista", cuando uno pregunta y el otro responde. Solo un poco m√°s y se puede reducir a un cuestionario, que muchas personas est√°n haciendo marcando sus listas. Seg√ļn este cuestionario escrito o no escrito, aparece una idea falsa sobre una persona.

El entrevistador no tiene tiempo para esperar media hora de razonamiento. Alg√ļn tipo de tarea est√° ardiendo sobre √©l, su junio se est√° ahogando, y debe apresurarse a ayudar, consultar u otra cosa. Siempre hay 1000 y 1 negocio. El entrevistador puede apresurarse, saltar de una pregunta a otra, confundir, soplar, oler y, por lo tanto, estropear todo.

El entrevistador ya está en el trabajo, ya está cargado y en demanda, eso significa que ha terminado. Y el candidato, siempre y cuando solo quiera unirse a usted en un equipo, entonces no es importante, si no tiene fallas. Lo miran automáticamente. Y esto es lo peor: un montón de tonterías pomposas llegan al frente de la entrevista y tratan de demostrar su superioridad a todos. Pacientes con síndrome de impostor, temiendo por su autoestima. Su objetivo es llenar.

En la siguiente entrevista, donde cumplieron con todo lo anterior, presioné. Me enojé: con el sistema, con los entrevistadores arrogantes que no quieren verme detrás de la barrera de la emoción, conmigo mismo y con toda la gente modesta, limitada pero trabajadora. Me enojé tanto que comencé a hablar, y duro, y hablé durante una hora, hasta que mi conferencia se convirtió en una entrevista inversa, las preguntas ya venían de mí, donde por casualidad, al calor de eso, arrojé su ventaja sobre la teoría.

Intentaron hacer una oferta, pero los envié al infierno.

Pero como fue un éxito, decidí que era así. Que las personas inteligentes, como yo pensaba, deberían ponerse a trabajar, rompiendo la frente con las barreras del escepticismo, tal como lo hice. Es decir, seleccionando personas, comencé a buscar mis dobles. Pero al mismo tiempo se convirtió en el doble de todos los entrevistadores a los que odiaba. Verá, yo era como Lev Bronstein, quien tomó el seudónimo de "Trotsky" en honor al capataz que lo rompió en la cárcel.

Empec√© a preguntar lo mismo, hice todo exactamente lo mismo que me deprime. En las primeras entrevistas, ni siquiera desde√Ī√© las preguntas dif√≠ciles, por ejemplo: "¬Ņpor qu√© NaN tiene un tipo de n√ļmero?". Y disfrut√© de la creciente incertidumbre de mi oponente.

La arrogancia se desvaneci√≥ cuando se desperdici√≥ toda la campa√Īa de contrataci√≥n. En mi proyecto, no se encontraron personas en mi equipo y, por supuesto, no puedo hacerlo solo. Y me sent√≠ inc√≥modo, avergonzado, dudoso y extra√Īo. Me qued√© con un comedero roto y ya no pod√≠a culpar a los dem√°s. Entonces decid√≠ revisar mi enfoque en todos los puntos.

imagen

Al principio, dej√© de tratar las entrevistas como algo simple. Comenz√≥ a prepararse para todos, a reflexionar sobre los temas y el plan de la reuni√≥n. Al ver el pr√≥ximo curr√≠culum, lo estudi√© cuidadosamente. Por ejemplo, me encuentro con "Desarrollador senior de pila completa" en el puesto de "Desarrollador frontend senior" con una breve experiencia en tecnolog√≠a: JS: 1 a√Īo, Reacci√≥n: 4 meses, Ruby (en rieles): 2 a√Īos. "Sol√≠a ‚Äč‚Äčtirarlo a la basura, o tom√© mi vieja lista insidiosa. Ahora leo lo que no s√© (los mismos rieles) para estar de alguna manera m√°s cerca del entorno del interlocutor. Pensando en el curso de la entrevista, lanc√© preguntas dif√≠ciles de √°reas que no sab√≠a mucho.

Simplemente cuestion√© todo sobre temas que estaban lejos de m√≠, pas√© sin problemas a cuestiones generales: patrones de dise√Īo o interacci√≥n de red. El candidato ya estaba tranquilo, al ver que no era moneda y estaba escuchando con atenci√≥n. Luego proced√≠ a una encuesta exhaustiva sobre la pila de posiciones. Pero aqu√≠ todav√≠a estaba mal. Si por cuestiones generales pudiera omitir los matices, entonces no hay forma. Y al final de la entrevista fall√≥. El candidato se fue molesto, y me qued√© sin un colega.

En esos momentos, a menudo me atormentaba la idea de por qu√© estos candidatos no son como mis amigos al menos. S√≠, incluso como conocidos lejanos. Cuando hablo sobre el desarrollo con personas de mi c√≠rculo, al menos una vez alguien se sentir√≠a inseguro. Mis amigos me cuentan cosas interesantes y no necesito sacarles nada con garrapatas. Al escuchar a mis amigos, nunca dudo de su habilidad, incluso si no he visto su c√≥digo. ¬ŅPor qu√© los candidatos se arrugan y se aburren? ¬ŅRealmente no saben nada?

Y luego me di cuenta: nunca cuestiono a mis amigos cuando me enterré en una computadora portátil. Contamos y comentamos sobre lo que escuchamos. Razonan, y no me dan las respuestas que estoy esperando.

Con esto en mente, decidí experimentar un poco y alejarme por completo del formato estándar de entrevista. Traté de organizar una conversación, diálogo, discusión, cualquier cosa menos la vieja "pregunta y respuesta". Lejos de ser una tarea fácil, especialmente cuando el candidato es tan introvertido como usted.

- Veo que tienes a Ruby en tu currículum. Traté de escribir sobre rubíes una vez, pero me enfermé.
- No sé, me gustó.
- Bueno, en realidad, no tenía dónde usarlo especialmente. Quizás no consideré algo.
- Tuve un par de aplicaciones, allí apareció.
- Y mostrar? Tal vez pueda entender por qué a la gente le gustan estos rubíes desagradables.

Después de esto, por lo general, una persona comenzó a relajarse y se volvió muy cómodo para mí. Compartí mi experiencia y actitud ante las cosas, fue interesante para el interlocutor convencerme, y no probar de la nada, que él sabe la respuesta a mi pregunta.

Empezamos a hablar realmente. Parece que no es el caso, pero me dio una idea de las formas de razonamiento de mi interlocutor, se formó una opinión sobre el trabajo en equipo. Se estaba recogiendo una imagen detallada, y nadie (incluyéndome a mí) estaba dejando la marchita de mis entrevistas. Es cierto que tales reuniones tomaron más tiempo y, a veces, tuve que explicar que una entrevista productiva es un negocio largo.

Despu√©s de eso, r√°pidamente reclut√© a m√°s de cinco personas, porque vi personas en ellas, habl√© y aprend√≠ a aceptar sus errores. Quiz√°s ahora me traiga exactamente lo contrario, pero si fuera mi voluntad, podr√≠a llevar a todos los que quieran trabajar. Proyectar en las entrevistas me pareci√≥ un viejo ritual que se invent√≥ para m√≠ y que simplemente me gust√≥, como un juego de gato y rat√≥n. Ahora a veces me parece que cualquiera, bajo la gu√≠a correcta y en un buen equipo, dominar√° r√°pidamente cualquier cosa. Y me parece que ense√Īar a las personas se ha vuelto m√°s interesante que filtrarlas.

Entiendo que al leer cientos de art√≠culos sobre entrevistas que se publican una vez al mes o con m√°s frecuencia, est√° acostumbrado a ver sutiles trucos de vida, nuevos algoritmos, an√°lisis matem√°ticos, cuadros de "antes y despu√©s", trucos psicol√≥gicos y organizativos. Quiz√°s realmente ser√≠an m√°s interesantes de leer. M√°s √ļtil! Pero, para ser sincero, la sensaci√≥n de beneficio es a menudo ilusoria y enga√Īosa, y la pura verdad es siempre anti-interesante.

Si le dan un libro de texto en negrita con una metodolog√≠a de entrevista de moda de eminentes gur√ļs y un trozo de servilleta arrugada con la inscripci√≥n "No pregunte, d√≠galo y se lo dir√°n a cambio", probablemente elegir√° el libro de texto. Pero a veces todo es mucho m√°s simple.

Source: https://habr.com/ru/post/440930/


All Articles