Antig√ľedades: c√°mara de disquete de veinte a√Īos

En 1998, so√Ī√© irremediablemente con dos dispositivos: una computadora de mano (con un teclado, entonces casi no hab√≠a otros) y una c√°mara digital. Tampoco tuve la oportunidad de comprar, pero hab√≠a un plan , y con respecto a la c√°mara, la elecci√≥n fue ciertamente a favor de los dispositivos que escriben fotos digitales en disquetes. Por qu√© Muy simple: las tarjetas de memoria eran caras y los disquetes, aqu√≠ est√°n, en cantidades. Adem√°s, se proporcion√≥ compatibilidad con cualquier computadora sin cables.

La ventaja de mi pasatiempo cl√°sico es que todos los sue√Īos se hacen realidad, solo tienes que esperar un poco (de diez a veinte a√Īos). Recientemente, compr√© un dispositivo de veinte a√Īos bastante barato: una c√°mara digital Sony Digital Mavica MVC-FD71 con un sensor de 0.3 megap√≠xeles y una unidad de disquete. Ella en 1998 no fue la mejor representante de la nueva generaci√≥n de c√°maras, pero a partir de 2019 no hay una diferencia fundamental. Esperando algo completamente inutilizable en las condiciones modernas, me sorprendi√≥ gratamente.

Mantengo un diario de un coleccionista de viejas piezas de hierro en tiempo real en un Telegram . Este artículo también se publica aquí en un formato compatible con la mayoría de las computadoras más antiguas (todavía hay un poco más de muestras de la cámara allí).


En un anuncio de PC Magazine 1999, Sony ofrece cuatro modelos de c√°mara flexible. FD71 - segundo desde abajo por el precio. 700 d√≥lares de esos a√Īos son un poco m√°s que mil modernos, o el costo de una buena c√°mara sin espejo de nivel medio. Para 1998, se asignaron m√°s de 50 modelos de c√°maras digitales a este sitio, y por aproximadamente el mismo dinero que podr√≠a comprar, por ejemplo, la Casio QV-7000SX con un sensor de 1.3 megap√≠xeles. La publicidad cercana da una idea de los precios de las tarjetas de memoria:


133 d√≥lares por 48 megabytes, o 16 megabytes razonables por cincuenta. Parece ser econ√≥mico: el 10% del costo de la c√°mara en s√≠, pero hace veinte a√Īos un truco de vida con disquetes me pareci√≥ una opci√≥n de ganar-ganar (dado que no pod√≠a adquirir nada de lo anterior). Los principales medios para fotografiar a finales de los noventa fueron las jaboneras de pel√≠cula, a favor de las cuales incluso rechac√© las c√°maras sovi√©ticas disponibles en el surtido. De hecho, en vano, ahora las fotos hist√≥ricas ser√≠an mucho mejores. La pel√≠cula tuvo que ser comprada, luego llevada al laboratorio, donde se la mostrar√≠a e imprimir√≠a por dinero. La fotograf√≠a digital promet√≠a independencia de photolarkov y la ausencia de costos adicionales, resultados instant√°neos y, adem√°s, ¬°era un progreso!


En enero de 1999, PC Magazine realiz√≥ una prueba comparativa de c√°maras digitales. El modelo m√°s antiguo de la serie, FD81, tiene la opci√≥n editorial (¬°incluso sabe c√≥mo grabar videos!). Si tuviera mucho dinero en 1998, podr√≠a comprar la Canon EOS D6000 . Esta c√°mara SLR digital fue desarrollada en Kodak (la primera c√°mara de su propio dise√Īo, Canon EOS D30, aparecer√° solo en 2000) y ten√≠a una matriz CCD de 6 megap√≠xeles. La carrera de megap√≠xeles parece haber comenzado entonces, y termin√≥ en alg√ļn lugar a principios de esta d√©cada. Al comienzo del milenio, tres megap√≠xeles ya se consideraban suficientes para cualquier tarea, aunque si toma una c√°mara de esos tiempos modernos, quedar√° claro que no es solo una cuesti√≥n de resoluci√≥n.


De vuelta a Sony. Lo compré de acuerdo con el método "mendigo". Por lo general, cuando está buscando un modelo específico, e incluso preferiblemente en buenas condiciones, incluso la basura más antigua es relativamente costosa y nadie garantiza el rendimiento del dispositivo. Varias veces, compré dispositivos aparentemente bien conservados en una caja con accesorios por dinero decente, y descubrí que, por decirlo suavemente, distaban mucho de ser ideales. Por lo tanto, puede actuar de manera diferente y elegir el lote más barato, y ver qué sucede. A menudo sucede que estos dispositivos de centavo funcionan mejor que los caros.


Y as√≠ sucedi√≥. La c√°mara lleg√≥ en una bolsa, con una bater√≠a nueva y en funcionamiento (no original, la original tambi√©n estaba, y funcion√≥, pero no por mucho tiempo). A juzgar por la pantalla borrada, claramente la amaban y la usaban a menudo. Esta no es una exhibici√≥n de museo, pero todo funciona en ella. Incre√≠ble fiabilidad. Para ahorrar bater√≠a, un interruptor separado podr√≠a apagar la luz de fondo de la pantalla. La pantalla se resalta a trav√©s de una ventana especial en el borde superior, y en un clima soleado hay suficiente luz natural (pero a√ļn inconveniente). El control, digamos, es b√°sico: hay un bot√≥n para deshabilitar el flash, un interruptor para los modos de disparo y reproducci√≥n, un bot√≥n para efectos fotogr√°ficos (terribles) (sepia, imagen negativa, etc.). Puede ingresar al men√ļ con el joystick, y en el modo de disparo ajusta la compensaci√≥n de exposici√≥n. En el lateral tambi√©n hay un interruptor que le permite ajustar manualmente el enfoque del anillo en la lente. No hay control manual de la velocidad de obturaci√≥n y la apertura, solo a trav√©s de los "modos de disparo".


Pero todo esto en 2019 no es muy importante. En 2019, lo mejor es insertar un disquete en este dispositivo pesado, presionar el botón del obturador y escuchar los sonidos divinos de la grabación. Y las fotos son algo como esto:


Seg√ļn los est√°ndares modernos, falta todo: la resoluci√≥n, el rango din√°mico y la calidad de la √≥ptica, pero las fotos est√°n lejos de ser tan terribles como imagin√©. El tama√Īo del archivo en modo est√°ndar es de 40 a 100 kilobytes, y de 10 a 20 fotos caben en un disquete. Una vez m√°s, en comparaci√≥n con 36 cuadros de pel√≠cula, esto es normal, especialmente porque no experiment√© la falta de disquetes en ese momento o ahora. En un viaje con una c√°mara de este tipo, usted mismo puede decidir cu√°ntas im√°genes necesita y tomar la cantidad adecuada de disquetes. Pero este es un modo est√°ndar, pero todav√≠a hay uno de calidad: la c√°mara escribe una imagen en formato BMP sin comprimir. Este es probablemente el an√°logo m√°s cercano al disparo moderno en RAW.


En este modo, todo se vuelve muy malo. En lugar de 3-5 segundos, la c√°mara escribe la imagen en un disquete durante aproximadamente un minuto. El tama√Īo de la fotograf√≠a es de aproximadamente 900 kilobytes, lo que significa que solo se coloca un marco en un disquete est√°ndar.


Esto es lo mejor que puede ofrecer una c√°mara de hace veinte a√Īos. ¬ŅC√≥mo se compara con los dispositivos modernos? Para bien, la c√°mara Sony Mavica debe compararse con los tel√©fonos inteligentes. Reemplazaron casi por completo las c√°maras compactas, proporcionan una muy buena calidad y cuestan casi lo mismo (y pueden hacer m√°s). Puede comparar con c√°maras compactas de nuestro tiempo, por ejemplo con la misma Sony RX100. Pero decid√≠ no guardar en p√≠xeles e hice una comparaci√≥n con la c√°mara sin espejo Sony A7R II. Deshonesto? Quiz√°s, pero claramente.


Una foto JPEG con una resoluci√≥n original de 43 megap√≠xeles pesa 19 megabytes, se necesitar√°n 14 disquetes para uno. Si disparas en RAW, entonces necesitas 29 disquetes. No es solo una cuesti√≥n de resoluci√≥n, la contribuci√≥n de una mejor lente y una matriz de fotograma completo es notable: la foto de la "caja de jab√≥n" con el factor de recorte en la regi√≥n de 10 es demasiado plana. Sin embargo, ¬Ņqu√© m√°s puedes esperar? Quiero comparar c√°maras de una sola vez, pero no es f√°cil. Sony Digital Mavica deriva su pedigr√≠ de las videoc√°maras, por lo que la relaci√≥n de aspecto de las im√°genes (as√≠ como la resoluci√≥n) es televisi√≥n, 4: 3. La moderna c√°mara digital de Sony dispara en formato 3: 2. Es mejor comparar en alg√ļn objeto plano: puede llevar la resoluci√≥n de la foto "antigua" a una nueva y alinear las dos fotos en Photoshop.


Photoshop distorsion√≥ un poco la perspectiva, alineando ambas fotos, pero a√ļn as√≠ la diferencia es muy notable. En ambos casos, solo se usaron fragmentos del marco. Se trata de c√≥mo fotografiar a J√ļpiter a trav√©s de un telescopio desde la Tierra y utilizando la nave espacial Cassini . ¬°Aqu√≠ hay veinte a√Īos de progreso en fotograf√≠a digital!


En el contexto de finales de los noventa, Digital Mavica no es la mejor c√°mara t√©cnica, sino confiable y bastante conveniente para usar. Tiene un zoom √≥ptico de diez veces (la foto de arriba es m√°xima), un conjunto suficiente de funciones para la fotograf√≠a diaria y la forma m√°s conveniente de transferir fotos a una computadora. Podemos decir que incluso por dinero similar, incluso entonces hubo mejores instancias. Pero entonces se podr√≠a decir. Si encendiera una m√°quina del tiempo hace veinte a√Īos, ¬Ņqu√© c√°mara digital elegir√≠a?


Ninguno, y esta es una caracter√≠stica tan interesante de la fotograf√≠a digital en el contexto de mi pasatiempo obsoleto. Mi opini√≥n subjetiva es que las c√°maras son comparables a la pel√≠cula en t√©rminos de calidad fotogr√°fica (no estoy hablando de conveniencia, y no de posibilidades creativas, sino de par√°metros t√©cnicos), las primeras aparecieron a mediados o finales de cero. Esta es, por ejemplo, la Nikon D90 de 12 megap√≠xeles de 2008 o la primera Canon 5D SLR de fotograma completo "popular" de 2005. Incluso ellos, en comparaci√≥n con los modernos equipos fotogr√°ficos, parecen dinosaurios. A finales de los noventa, probablemente filmar√≠a en una pel√≠cula, no una caja de jab√≥n, por supuesto, sino con la ayuda de una c√°mara r√©flex. O incluso Zenith o Fed-5V. Para algunos, la pel√≠cula todav√≠a parece m√°s atractiva para los n√ļmeros, pero ahora es m√°s una cuesti√≥n de gustos y preferencias creativas, que una ventaja real.


Pero la c√°mara flexible tiene una caracter√≠stica agradable que supera a muchas c√°maras modernas: la ausencia casi total de retraso entre la matriz y la pantalla. Todo lo que ves en la pantalla, sucede casi en tiempo real. Adem√°s, si necesita copiar un disquete y, por varias razones, este es su √ļnico dispositivo con una unidad, la c√°mara le permite hacerlo a trav√©s de su propio b√ļfer. Una c√°mara digital de finales de los noventa es un gran conjunto de compromisos, y este modelo en general, aparentemente, es una c√°mara de video sin mecanismo de cassette. Este es un artefacto interesante de finales del siglo pasado, un presagio de un mundo nuevo en el que la fotograf√≠a digital es algo universal y se da por sentado. En cierto sentido, una exhibici√≥n in√ļtil, pero a pesar del complejo mecanismo de manejo, esta c√°mara puede sobrevivir a mis dispositivos modernos. Durante al menos veinte a√Īos, el vuelo es normal.

Source: https://habr.com/ru/post/442084/


All Articles