Colonia Epílogo


A trav√©s del velo de niebla viscosa, Reitnov comenz√≥ a distinguir alg√ļn tipo de ruido, que proven√≠a de las profundidades de su conciencia y con cada momento que pasaba adquir√≠a contornos cada vez m√°s distintos. Pronto, este ruido comenz√≥ a parecerse remotamente a una voz humana, y por un momento Raytnov le pareci√≥ escuchar su nombre.


"Finalmente me despert√©", dijo una voz suavemente, cuando frunci√≥ el ce√Īo ligeramente y gimi√≥. - ¬ŅTe sientes bien?


Rytnov murmuró algo inarticulado, sin abrir los ojos, pero resultó ser suficiente para que la respuesta se considerara positiva.


"Est√° bien", la voz sonaba m√°s alegre. "Puedes lavarte y cambiarte de ropa, y luego venir a vernos".


Reitnov escuch√≥ pasos alej√°ndose de su cama y quer√≠a preguntar algo, pero su lengua a√ļn no obedec√≠a. Y luego la voz, como si hubiera le√≠do sus pensamientos, especific√≥:


- En la flecha derecha. No te perderás aquí.


Después de un segundo, se escuchó un leve silbido en la puerta.


Alex apenas abri√≥ los ojos y mir√≥ a su alrededor. Estaba en una habitaci√≥n estrecha, sin embargo, hab√≠a todo lo necesario para una persona: una litera, un peque√Īo armario para art√≠culos personales, un armario y una peque√Īa ducha.


Reitnov se sent√≥ en la cama y sinti√≥ una sensaci√≥n extra√Īa y desagradable: su cuerpo parec√≠a no pertenecerle. Todav√≠a llevaba a cabo comandos provenientes del cerebro, pero de alguna manera a rega√Īadientes, inhibi√≥. Con un poco m√°s de esfuerzo, Reitnov se puso de pie. Sus ojos se oscurecieron ligeramente, por lo que tuvo que apoyar su mano en el gabinete para no caerse. Cuando mejor√≥ su salud, baj√≥ la vista y se asegur√≥ de que llevaba el mismo uniforme que antes. El hecho de que durante el sue√Īo nadie toc√≥ o se cambi√≥ de ropa, tranquiliz√≥ un poco a Alex.


Quitándose el uniforme, caminó vacilante hacia la ducha. El agua estaba fría pero no fría. La temperatura era agradable, y poco a poco Rytnov comenzó a recuperar el control de su cuerpo. Durante varios minutos, Alex simplemente se paró bajo la corriente de agua y disfrutó de esta sensación. La somnolencia finalmente comenzó a pasar, dando paso a la claridad de la conciencia.


Reitnov cerró el agua y presionó el botón que dice "Secado". La cabina zumbó ligeramente, y después de un segundo comenzó a envolverla con poderosas corrientes de aire cálido. Al salir, Alex fue al armario y sacó toda la ropa necesaria. El nuevo uniforme era un mono regular para un investigador sin ninguna característica distintiva. El logo de la corporación Planet Earth lucía en su cofre, igual que en el transbordador en el Puerto.


Alex se sent√≥ en la cama y trat√≥ de recordar todo lo que le sucedi√≥. Para su sorpresa, los recuerdos aparecieron en su mente con bastante facilidad. Record√≥ su viaje en el rover y lo que sucedi√≥ despu√©s. Tambi√©n record√≥ la conversaci√≥n con Angus y el misterioso hombre a quien llam√≥ Sr. Presidente. Record√≥ todo lo que le sucedi√≥ desde el mismo d√≠a en que se despert√≥ de un sue√Īo en Alpha hace poco m√°s de tres meses. Contrariamente a las palabras de Angus, los recuerdos no lo abandonaron. ¬ŅY por qu√© Angus lo llam√≥ hermano?


Golpeándose sobre sus rodillas, Rytnov se levantó y se dirigió hacia la salida de la cápsula. La puerta siseó suavemente a un lado, y en la pared opuesta vio una flecha a la derecha con las palabras "Puente del Capitán". Sin pensárselo dos veces, se dirigió en la dirección indicada.


Aparentemente, el barco era muy peque√Īo, porque no hab√≠a m√°s de treinta escalones hacia la puerta al final del corredor, y el puente estaba justo detr√°s de √©l. Hab√≠a tres personas alrededor del holograma en el centro de la habitaci√≥n y estaban discutiendo algo violentamente, y Reitnov suspir√≥ aliviado, porque dos de ellos le eran familiares. Un tercer hombre, bajo y fornido, que nunca hab√≠a visto.


"Bueno, t√ļ y Sonya", dijo Barney alegremente, dirigi√©ndose hacia su compa√Īero y tendi√©ndole la mano. ‚ÄúHemos estado discutiendo cosas durante una hora ahora.
"Me alegro de verlos", Reitnov sinti√≥ un latido r√°pido y record√≥ las palabras de Angus. "¬ŅEntonces la resistencia realmente existe?" ¬ŅNo so√Ī√© con eso?
"Como puedes ver", Barney se volvió y miró alrededor del puente. "Cuenta hasta cuatro, o cinco, si cuentas a Angus".
"Bueno, te casarás con dos", sonrió Gordon.
"Wow ..." Reitnov quer√≠a ser sarc√°sticamente sorprendido, pero solo se escuch√≥ una decepci√≥n en su voz. "¬ŅSolo cinco ... seis personas?" ¬ŅD√≥nde est√° Angus?


Chunky se acercó y sonrió ampliamente.


"Barney, como siempre, bromea", dijo con voz suave, y Rytnov lo reconoció de inmediato. - Somos muchos, estamos en todas partes. Pero debemos actuar sabiamente si queremos derrotar a la corporación. Angus está en la próxima iteración, en Demetrio. Por cierto, soy Jim.
"Muy bien", Reitnov sacudi√≥ su mano extendida y mir√≥ distra√≠damente el ojo de buey. Millones de estrellas y constelaciones caben en la peque√Īa ventana, y Alex no pod√≠a quitarle los ojos de encima.



"Bueno, pongamos al d√≠a a nuestro compa√Īero", sugiri√≥ Jim. Cre√≥ la impresi√≥n de un hombre al que no le gusta perder el tiempo y esparcir palabras. - El tiempo juega contra nosotros, pronto se reconstruir√°n las bases y se lanzar√°n nuevos colonos.


Cuatro de ellos estaban ubicados en el holograma en el que se mostraba la base Alfa. Sano y salvo.


"Como la √ļltima vez, la Base Alfa ser√° atacada primero", dijo Jim, luego levant√≥ el pu√Īo hasta la barbilla y su rostro adquiri√≥ una expresi√≥n pensativa.


Rytnov lo miró sorprendido.


"Ni siquiera así", continuó después de una pausa. - Comencemos desde el principio. Como ya sabes, hay una corporación para la que todos trabajamos una vez. Ustedes tres, "Jim miró a los demás," se disgustó en un momento ". Comenzaron a hacer preguntas y, en general, comenzaron a pensar más de lo que deberían. Era imposible despedirte, por razones obvias, pero tampoco eras bueno en el trabajo. Para continuar?
"Y entonces simplemente fuimos enviados a un experimento que nosotros mismos estábamos preparando". - Barney terminó por él.
"Exactamente". El propósito del experimento, como ya sabes, era qué.
- ¬ŅPoni√©ndome a prueba? - sugiri√≥ Barney.
"S√≠ y no". Jim se puso las manos en las caderas y lo mir√≥. "Por supuesto, era necesario mirarte en acci√≥n". Y a√ļn as√≠ era necesario seleccionar a los sobrevivientes, para ver c√≥mo act√ļan juntos. Para luego inyectar a todos los sobrevivientes en la misma p√≠ldora que usted, y luego poner a todos en estasis hasta tiempos mejores.
- ¬ŅQu√© tipo de veces son estas? - No entiendo a Alex.
"Bueno, ¬Ņcu√°ndo ser√° √ļtil para reprimir la rebeli√≥n, por ejemplo", explic√≥ Jim. "O para luchar contra los extraterrestres, si es que existen". En resumen, para el trabajo sucio. Bueno, all√≠, por s√≠ solo, volver√°n a limpiar sus cerebros y le dar√°n instrucciones claras y comprensibles. En general, la corporaci√≥n est√° reuniendo un ej√©rcito de luchadores de √©lite. Entonces se supon√≠a que ustedes tres ser√≠an ellos.


Jim se turnó para examinar las caras de cada uno de los tres "luchadores" y, asegurándose de que no mostraran signos de malentendido, continuó.


- Tales cosas. Y nuestro Movimiento quiere destruir todo este monopolio y detener estas manipulaciones por parte de la conciencia humana. Por diversión, nos llamamos activistas de derechos humanos, jeje.


La mirada de Reitnov se centró nuevamente en millones de estrellas concentradas en el círculo del ojo de buey.


"No s√© nada sobre tu pasado", continu√≥ Jim en el medio. ‚ÄúSolo s√© lo que ya dije: comenzaste a pensar mucho y te atraparon‚ÄĚ. Ahora volvamos al experimento si no hay preguntas.


No hubo preguntas, así que Jim continuó:


"Incluyendo el tuyo, ya ha habido dos experimentos". El primero falló por completo, porque los titanes destruyeron a todos los colonos Alfa en la primera noche. En la segunda noche, sucedió lo mismo con Delta.
- ¬ŅY cu√°ndo comienza el tercer experimento? - pregunt√≥ Reitnov.
"En unas pocas semanas, cuando se restauren las bases". Ahora la estaci√≥n orbital ha vuelto a cubrir todo con c√ļpulas, para que los titanes no toquen con anticipaci√≥n. Cuando se complete la reparaci√≥n, se lanzar√°n nuevos colonos. Se les dar√° exactamente tres meses para establecerse y establecer contactos, y luego se quitar√° el domo. Bueno, qu√© sigue, ya lo sabes.


Rytnov cruzó los brazos sobre el pecho y comenzó a medir la habitación con pasos, como si esto lo ayudara a estructurar mejor sus pensamientos.


"Isaac y Emilia volver√°n a hacer un experimento", dijo pensativo. "Como Joe y Scott".
"Como un par de cientos de personas", dijo Jim. "Necesitamos salvarlos a todos". Comencemos con esto.
- Y entonces? - preguntó Barney.
"Y entonces ..." un destello brilló en los ojos de Jim. - Además haremos planes para interrumpir otros experimentos de la corporación. Ella tiene muchos de ellos. Pero tenemos que empezar de a poco, y creo que podemos salvar completamente a los nuevos colonos. La Corporación no conoce el Movimiento, por lo tanto, tenemos una ventaja de nuestro lado.
- ¬ŅY c√≥mo salvaremos a los colonos?
"Hay nuestra gente en la estación orbital", respondió Jim. - Angus tuvo que hacer esfuerzos considerables para que aparecieran allí.
"¬ŅY van a retrasar la c√ļpula?"
"En realidad no". Vamos a detener la c√ļpula.


Gordon y Barney se miraron, y lentamente comenzaron a aparecer sonrisas en cada uno de ellos.


"El trabajo es solo para tu perfil", les gui√Ī√≥ el ojo Jim. - Nuestros asociados en la estaci√≥n profundizan en las bases de datos y comienzan una verificaci√≥n extraordinaria. Los controles ocurren de vez en cuando, de modo que todo el personal ha estado acostumbrado a esto durante mucho tiempo, y nadie le prestar√° especial atenci√≥n.
- ¬ŅY seremos ingenieros y controladores? - Termin√© el pensamiento del Wright.
- Al punto. Nuestro barco tampoco causará sospechas, ya que pertenece formalmente a la corporación. Angus pensó todo cuidadosamente.


Al oír estas palabras, Jim miró a Reitnov y recordó las palabras de Angus de que es imposible actuar abiertamente contra la corporación. Cada paso tenía que ser pensado en detalle.


"Me gusta el plan", asintió Gordon. "Pero queda una pregunta".
"Te estoy escuchando, Gordon", Jim se volvió hacia él.
"Si logramos salvar a todos, ¬Ņc√≥mo los conseguiremos de Demetrio?" ¬ŅEsto tambi√©n est√° pensado?


Jim se rascó la barbilla y sonrió.


- Digamos que lo pensamos. Necesitamos barcos de carga.
- Es decir, ¬Ņno est√°n aqu√≠ ahora? - pregunt√≥ Barney
"Se han ido ahora", confirmó Jim, pero su voz no expresó ninguna duda de que esto cambiaría pronto. "Pero es cuestión de tiempo". En cualquier caso, necesitamos naves para moverse en el espacio. Nuestro movimiento está creciendo día a día, y cada uno de nosotros está trabajando en este tema en un grado u otro. En la medida de lo posible.


Jim guardó silencio por un momento, luego se dio la vuelta y se dirigió al panel de control para verificar algo. Reitnov lo siguió.


"Jim", susurró mientras retrocedían unos pasos.


Después de esperar a que el interlocutor se volviera hacia él, Reitnov continuó:


"¬ŅEs cierto que Angus y yo somos hermanos?"
"Por supuesto", Jim puso una mano sobre su hombro. "Eso es cierto, Alex". Ustedes son hermanos Y Angus realmente me pidió que transmitiera que esta vez debes ser lo suficientemente cuidadoso para que no tenga que conseguirte de nuevo de Demetrio.


Con estas palabras, Reitnov se sinti√≥ un poco inc√≥modo. De repente sinti√≥ que pod√≠a ser mucho m√°s √ļtil para las personas aqu√≠ en las filas del Movimiento que entre los colonos.


"Te necesitamos, Alex", la mano de Jim se apretó sobre su hombro. "Necesitamos tu mente". Mientras Angus esté allí en el campo, el papel del líder del Movimiento recaerá sobre ti. Debes ser razonable.
"Lo prometo", asinti√≥ Rytnov, sintiendo un sentimiento a√ļn desconocido para √©l. Un sentido de responsabilidad por la vida de cientos de otras personas.


Jim sonrió y asintió con la cabeza.


"Hola chicos", grit√≥ Barney. - Pero los colonos tambi√©n se deshabilitar√°n la memoria? ¬ŅQu√© pasa si no quieren unirse a nosotros?
"¬ŅA d√≥nde van?", Jim se encogi√≥ de hombros. - Tenemos los archivos personales de cada uno de ellos. Cuando los lean y descubran qu√© planeaba hacer la corporaci√≥n con ellos, lo odiar√°n.


Hubo silencio por unos momentos, que Jim mismo había roto.


"Recuerden mis palabras, Compa√Īeros", dijo con orgullo. "Todos somos personas sin pasado". Nos une. Pero tambi√©n estamos unidos por algo m√°s. Todos somos personas con un gran futuro.




Isaac abri√≥ lentamente los ojos y vio un techo blanco, forrado con delgadas franjas paralelas de color negro. La conciencia lentamente, como a rega√Īadientes, regres√≥ a √©l, pero por alguna raz√≥n Isaac no pod√≠a recordar d√≥nde estaba y c√≥mo lleg√≥ all√≠.


Giró la cabeza hacia la izquierda, luego hacia la derecha y se dio cuenta de que estaba acostado en una especie de cápsula. Isaac se alzó sobre los codos y, superando las sensaciones desagradables que repentinamente aparecieron en el cofre, se sentó. Un impulso de dolor inesperadamente fuerte repentinamente golpeó su cabeza, e Isaac hizo una mueca.


"Buenos días, Isaac", sonó una agradable voz femenina.


Al lado de la cápsula había una joven vestida con el uniforme blanco de una asistente de investigación. Una sonrisa jugó en sus labios.


- ¬°Bienvenido al planeta Demetrion! - continu√≥ la ni√Īa. - Soy su asistente virtual y responder√© todas sus preguntas. Pero primero, d√©jame ponerte al d√≠a y decirte por qu√© est√°s aqu√≠.


Isaac la miró sorprendido, pero su lengua seca no le permitió hacer preguntas.


- Si tu bienestar deja mucho que desear, entonces no te preocupes, - la sonrisa no salió de los labios del asistente. - Estas son las consecuencias de la hibernación en la que permaneció exactamente un mes. A su derecha encontrará un recipiente con una solución reductora. Tómelo y se sentirá mejor.


Isaac gir√≥ la cabeza en la direcci√≥n indicada. Del agujero redondo al lado de su mano sali√≥ una peque√Īa botella con un l√≠quido transparente que parec√≠a agua. Desenrosc√≥ la tapa y tom√≥ un peque√Īo sorbo. La soluci√≥n tampoco difer√≠a mucho del agua com√ļn, e Isaac bebi√≥ ansiosamente todo el contenido de la botella. El efecto comenz√≥ a actuar casi instant√°neamente, al menos ahora se obedec√≠a su lenguaje.


"¬ŅPor qu√© no recuerdo nada?"
"Te acuerdas". Pero estos recuerdos están ocultos en las profundidades de su subconsciente, y su cerebro tardará un tiempo en volver a acceder a ellos. Por lo general, el proceso de recuperación de memoria lleva de uno a tres días.


El efecto de la solución tomada continuó ganando fuerza. Isaac se masajeó los ojos, estiró el cuello y miró el holograma.


- ¬ŅQu√© debo hacer a continuaci√≥n? Pregunto.


La ni√Īa sonri√≥ a√ļn m√°s y lade√≥ ligeramente la cabeza.


- Las instrucciones son extremadamente simples, pero antes de expresarlas, d√©jame hacerte una pregunta: ¬ŅRecuerdas cu√°l es tu especializaci√≥n y qu√© hiciste en la Tierra?


Isaac pensó por un momento.


"Bueno", dijo con incertidumbre, "creo que era biólogo". Entonces su voz comenzó a sonar más segura. "Sí, seguro, estoy haciendo biología". Estudio y catalogo los tipos de criaturas que encontramos en diferentes planetas.
"Est√° mostrando excelentes resultados", parec√≠a que si el holograma sonr√≠e a√ļn m√°s, se romper√°. - Ya ha comenzado a recordar detalles importantes. El prop√≥sito de su llegada al planeta Deme ...
"Sí, ya entendí", interrumpió Isaac. - Explora las especies que habitan este planeta.


La asistente virtual se congeló por un segundo, como si buscara reglas en su programa para situaciones en las que fue interrumpida y le contó algo.


"Veo que te sientes mejor", continu√≥. - No tomar√© m√°s tiempo - el l√≠der de la expedici√≥n te contar√° todo lo dem√°s. √Čl ya te est√° esperando en la audiencia con un discurso de bienvenida. Puede salir de su celda y seguir las se√Īales azules: los otros colonos tambi√©n estar√°n presentes all√≠.


Con estas palabras, el holograma desapareci√≥ y la puerta de la celda se abri√≥. Isaac sali√≥ de la c√°psula e inmediatamente se estir√≥, amasando las articulaciones r√≠gidas. Mir√≥ a su alrededor, a excepci√≥n de la c√°psula en la peque√Īa celda, no hab√≠a absolutamente nada, y luego mir√≥ hacia abajo y examin√≥ su ropa. Llevaba una camiseta blanca y pantalones blancos suaves. No hab√≠a zapatos, pero los pisos estaban hechos de un material agradable y estaban a una temperatura c√≥moda, por lo que este hecho no caus√≥ ning√ļn inconveniente. Isaac se llev√≥ la mano derecha a la cara y se palp√≥ la barbilla y las mejillas; en un mes se las arregl√≥ para crecer en esa barba torpe y desigual que no le gustaba. "Date prisa para afeitarte", pens√≥, y sali√≥.


Entró en una gran sala redonda, y todo alrededor de su círculo, uno tras otro, las puertas comenzaron a abrirse, desde donde aparecieron rostros sorprendidos. Algunas personas ya se pararon en el centro de la habitación y miraron a su alrededor. Todos estaban vestidos igual.


La puerta de al lado se abrió con un leve silbido, y una linda chica salió, a la que inmediatamente le gustó Isaac. Estaba justo debajo de él, y el pelo negro le caía en ondas sobre los hombros y la espalda.


"Hola", sonrió cuando sus ojos se cruzaron. "Soy Emilia".
"Isaac", le devolvió la sonrisa y maldijo mentalmente trozos de barba que sobresalían en diferentes direcciones. Ahora, seguro, no será posible producir un efecto positivo en el interlocutor.
"Dulce barba", Emilia sonrió, en contra de las expectativas de Isaac, y él estaba un poco avergonzado.


Su atención fue repentinamente atraída por un hombre alto y poderoso, exteriormente algo parecido a un mono. Su rostro estaba cubierto con una capa impenetrable de rastrojo negro, que crecía de manera uniforme y casi desde los mismos ojos. Los antebrazos también estaban cubiertos con una cantidad impresionante de cabello oscuro.


"Hola, peque√Īo", tron√≥ el gigante, dirigi√©ndose al colono bajo y regordete que estaba cerca.
"P-hola", dijo rápidamente, y por si acaso, se presentó de inmediato: "Soy S-Scott".
- Muy bien Pero te llamaré Liliput, si no te importa.


Ante estas palabras, miró cuidadosamente al interlocutor, esperando una respuesta.


"No en contra", se encogi√≥ de hombros. - ¬ŅC√≥mo te llamas?
Soy Joe Pero puedes llamarme simplemente Joe si Lilliput te ofende. De donde vas a ser
"Soy de mi mecánica", Scott levantó la cabeza con orgullo.
"Oh, mi hermano", Joe se estir√≥ en una sonrisa. "Construiremos naves espaciales juntos". ¬ŅO prefieres lanzallamas sobre ruedas para quemar a todos los esp√≠ritus malignos?


Isaac nunca escuchó a Scott responder, porque comenzaron a alejarse.


"Chicos coloridos", Emilia se estremeci√≥ ligeramente. "¬ŅRecuerdas algo?"
"Parece que soy bi√≥logo", Isaac por alguna raz√≥n comenz√≥ a avergonzarse y sonrojarse. ‚Äď .
‚Äď . , , , ‚Äď . ‚Äď , , .
‚Äď , ‚Äď . ‚Äď ?


, . . , , , . - . , . , 30-35.


, , , .


. . - , , , . - .


‚Äď , ! ‚Äď , . ‚Äď .


. , .


¬ę ¬Ľ, ‚Äď . , . ‚Äď , , .


, , . , .


Pero, cuando sus ojos captaron rostros familiares de la multitud, sus dudas finalmente se disiparon. Ahora que los Reitnov, Gordon y Barney, la impactante trinidad que se suponía que serviría a la Corporación, lo enfrentarán, el Movimiento realmente tiene esperanza. Angus miró a Emilia y no pudo apartar la mirada de sus ojos. Ella no lo recordaba, pero asintió alentadoramente y le sonrió, como si entendiera cómo estaba preocupado.


Angus le devolvi√≥ la sonrisa. √Čl cre√≠a que esta vez todo saldr√≠a bien.

Source: https://habr.com/ru/post/442234/


All Articles