Cerdo corporativo

- Propongo discutir este tema por separado. - dijo Yevgeny Viktorovich.

De repente, se escuch√≥ un susurro extra√Īo en el otro extremo de la mesa. Todos se volvieron para sonar y sonrieron.

- Bueno, ¬Ņpor qu√© atormentas a un pobre cerdo? - Marina estaba indignada. - ¬°Deja en paz a su pobre trasero!

- S√≠, Sergey, ¬Ņqu√© haces? El due√Īo pregunt√≥ cort√©smente.

- No lo diré. - murmuró Sergey.

Frente a él, sobre la mesa, había una gran alcancía con forma de un alegre cerdo rosado, y Sergey estaba hurgando, tratando de meter un trozo de papel doblado varias veces en el agujero de la moneda.

- Específicamente eligió tener un agujero en el culo? - preguntó Marina sarcásticamente.

- No Lo principal es ser grande. Es necesario abarrotar mucho.

Marina, sabiendo que Sergei no la estaba mirando, giró su dedo hacia su sien, causando una aprobación generalizada.

- Tenemos un director de desarrollo: para todos los directores de desarrollo, un director de desarrollo. Ella dijo intencionadamente.

En la próxima reunión general, la situación se repitió. Al principio, mientras discutía problemas operativos ordinarios, como recibir dinero y cumplir planes, Sergei estaba aburrido: miraba por la ventana, leía el "Dios del fuego Marranov" que traía con él o jugaba por teléfono. Pero al final de la agenda, cuando comenzaron los problemas generales, por así decirlo, rápidamente sacó un cerdo de debajo de la mesa, preparó calcomanías y un bolígrafo, y agudizó todo.

Discutieron la introducción de una nueva técnica traída por el propietario de los cursos en Harvard. Después de mucho debate, el cansado Evgeny Viktorovich decidió terminar la reunión.

- Entonces, vamos, identifique a los responsables, y estoy esperando el evento. Dijo.

Sergey inmediatamente rascó algo en la pegatina, la dobló y la metió en un cerdo. La práctica arrojó resultados: resultó de forma rápida y precisa. Pero las risas entre los presentes todavía sonaron.

A trav√©s de los pasillos, Sergey arrastr√≥ un cerdo debajo de su brazo. Fui con ella a la sala de fumadores, al ba√Īo, y cuando me lav√© las manos, sujet√© al cerdo entre mis rodillas (¬Ņdeber√≠a ponerlo en el piso del ba√Īo?).

Sucedió que entró en un departamento, se sentó en una esquina, puso un cerdo de rodillas y sacó un libro o un teléfono inteligente. Para poder sentarse todo el día. Pero a veces, sin razón, de repente comenzó a alimentar al cerdo con pegatinas.

Esto continu√≥ durante bastante tiempo, dos semanas. Las personas que nos rodean han estado acostumbradas a este comportamiento de Sergei y dejaron de prestarle atenci√≥n. Entonces Sergey se le apareci√≥ al due√Īo.

- Evgeny Viktorovich, hay una solicitud. - comenzó Sergey. - Quiero realizar un entrenamiento.

- tu? - El due√Īo se sorprendi√≥ sinceramente.

- I. - Para nada avergonzado, respondió el director de desarrollo.

"Bueno ..." Evgeny Viktorovich vacil√≥ un poco, pens√≥ por unos segundos, luego de repente se sacudi√≥ y continu√≥. "Pero, de hecho, ¬Ņpor qu√© no?" ¬ŅQui√©n, si no el Director de Desarrollo, debe recibir capacitaci√≥n para el personal? Ser√© muy feliz si te vuelves ...

"Evgeny Viktorovich ..." Sergey lo interrumpió. - En primer lugar, no para el personal, sino para los gerentes. Esta es una condición clave. En segundo lugar, no es necesario, como de costumbre, alquilar una sala de conferencias. Dirigiré la capacitación aquí en la oficina. En tercer lugar, debería ser un día libre. Cuarto, no debe haber nadie más que líderes en el edificio. Todo parece ser ...

El due√Īo mir√≥ a Sergey sorprendido. Dud√≥ un poco bajo su mirada, baj√≥ los ojos y comenz√≥ a tirar de su cerdo.

- ¬ŅTiene algo que ver con tu mascota? - sonri√≥ Evgeny Viktorovich.

- si. - Sergey respondió en breve. - Organizar?

- por supuesto! El próximo domingo

"T√ļ tambi√©n eres necesario".

- No tengo dudas!

El domingo se cumplieron todas las condiciones. De los empleados en el territorio de la empresa solo había un vigilante. Sergei, al pasar el punto de control, ya quería ofenderse con el propietario; sin embargo, se trataba de la ausencia total de empleados, pero escupió y decidió no usar cartas.

Todos los gerentes se reunieron en la oficina m√°s grande: el departamento de ventas. Nos sentamos en los lugares de trabajo, conversamos sobre algo, alguien est√ļpido por tel√©fono, algunos incluso se quedaron dormidos. Cuando el due√Īo entr√≥ en la oficina, la gente estaba un poco animada y preparada para escuchar.

- No, piensas en vano que el personaje principal hoy soy yo. - sonrió Evgeny Viktorovich. - El entrenamiento estará a cargo de Sergey.

- tu madre - Marina aguant√≥ en voz alta. - ¬ŅQu√© tipo de entrenamiento puede hacer este monstruo?

- Sobre la cría de cerdos! - gritó Zhubrak, causando una serie de risas.

En ese momento, la puerta del armario se abrió y Sergei entró, provocando una verdadera risa: tenía el mismo cerdo de porcelana en la axila.

- No perderemos el tiempo. - Sergey dijo de inmediato y fue a la ventana - había más que nada espacio libre. - Evgeny Viktorovich, tome asiento en el pasillo. Trabajarás junto con el resto.

- S√≠, s√≠, no me importa. - el due√Īo se sent√≥ r√°pidamente en la silla m√°s cercana.

- Entonces, hablemos un poco primero. - Sergey puso al cerdo en el alf√©izar de la ventana y comenz√≥ a pasearse por un peque√Īo parche de escena improvisada.

- Somos l√≠deres. ¬ŅQu√© hace el l√≠der? ¬ŅCu√°l es su funci√≥n principal o deber?

- Bueno, lidera. - Sin pensar, Marina gritó desde su lugar.

- ¬ŅY qu√© significa liderar? - pregunt√≥ Sergey

- ¡Manejar a mano! - gritó alegremente Vasily Lunin, el director de compras, un gran tipo alegre y un bromista.

La mitad masculina del equipo se rió, aunque un poco tensa.

"T√ļ, Vasya, lo est√°s dirigiendo para que sea verdad, como si ... Bueno, esto es ..." Marina se ri√≥ en respuesta. "Se sentaba en casa y guiaba con la mano ..."

- Sí, yo ...

- para. - grit√≥ Sergey. - Amigos, tenemos un evento serio aqu√≠. Repito la pregunta: ¬Ņcu√°l es la responsabilidad principal del l√≠der?

Se escucharon varias respuestas estándar, como gestión estratégica, control de ejecución, planificación del trabajo, motivación del personal, etc.

- S√≠, todo esto es importante. - Sergey asinti√≥ con la cabeza. - Pero, si ignoramos un poco, nos elevamos, ¬Ņqu√© hay en la base de todas estas acciones?

- ¬ŅTomando decisiones? - Ingres√≥ el propietario.

- Bingo! - Sergey se detuvo, gir√≥ bruscamente en direcci√≥n a Evgeny Viktorovich y le se√Īal√≥ con el dedo. R√°pidamente se dio cuenta de que parec√≠a un idiota, y nuevamente comenz√≥ a caminar por la ventana, como un profesor en el pizarr√≥n.

- Entonces, nuestra principal responsabilidad es la toma de decisiones. De la frase que dije, debe seleccionar una palabra clave. Cual te parece

- Soluciones? - preguntó Marina.

- No

- ¬ŅAceptar?

- No

- Inicio?

- Vamos, clasifica todas las palabras, incluidas las preposiciones. - Sergey sonrió.

- Queda un deber! - No renuncié a Marina.

- Bueno, gracias a dios. Deber, cierto. ¬ŅEntiendes lo que significa esta palabra? Aqu√≠ tenemos, por ejemplo, un trabajador que est√° parado en la m√°quina. Su principal deber es agudizar los detalles. ¬ŅQu√© pasar√° con el trabajador si deja de afilar los detalles?

- Descartar. - respondió Evgeny Viktorovich.

- ¬ŅY qu√© pasar√° con el l√≠der si deja de tomar decisiones?

- Tambi√©n dispararemos. - No con mucha confianza respondi√≥ el due√Īo.

- Vamos - Sergey sonrió. "Entonces tienes que despedir a todos los presentes".

El due√Īo sonri√≥ y se call√≥.

- Usted y yo, los l√≠deres, tratamos la toma de decisiones, no como un deber, sino como un privilegio. Bueno, m√°s o menos, quiero, tomar√© una decisi√≥n, no quiero, no aceptar√©. Y el trabajador, a nuestro entender, no posee tal libertad. Deber√≠a venir por la ma√Īana, ponerse detr√°s de la m√°quina y no irse hasta que cumpla con su norma. Te√≥ricamente, el l√≠der deber√≠a hacer lo mismo: vino a trabajar, derrumb√≥ su gordo trasero en su elegante silla, abri√≥ el correo, el administrador de tareas y la puerta de su oficina, y fue a tomar decisiones. Pero en realidad, ¬Ņc√≥mo sucede?

La pregunta fue dirigida a la audiencia, pero nadie respondió.

- Pero en realidad sucede que nos imaginamos a nosotros mismos ... No importa, simplemente nos imaginamos a nosotros mismos. Cuando nos hacen una pregunta, de vez en cuando tomaremos una decisión, responderemos "Lo pensaré", y si la persona que pregunta insiste, lo enviaremos al infierno y continuaremos calentando nuestro trasero en una silla cómoda.

Sergei esperaba una reacción violenta, pero no la siguió. Alguien bostezó, algunos escucharon atentamente, otros aparentemente fingieron.

- Imagina a un l√≠der como una ametralladora. - continu√≥ Sergey. - Una parte del esquema general, un sistema donde hay enlaces de trabajo, pero hay gerentes. Lo importante: el enlace de control no es en absoluto m√°s importante que el trabajador. Simplemente tiene una funci√≥n diferente: tomar decisiones. No s√© ... Sensor de sonido en una bombilla. Recientemente he puesto tal en la entrada. Mientras est√° en silencio, las luces est√°n apagadas. Tan pronto como el sonido de cierto volumen se enciende, durante unos veinte segundos. Entonces, el sensor de sonido es el enlace de control. Le traen informaci√≥n - sonido, y √©l toma una decisi√≥n - ¬Ņnecesita encender la bombilla? ¬ŅQu√© crees que pasar√° si el sensor deja de cumplir con su obligaci√≥n?

- Te tropiezas en las escaleras, te caes y te rompes el nabo. - grit√≥ Vasya. - O estar√°s borracho en el apartamento de un extra√Īo.

- En pocas palabras, habr√° un desastre. - Sergei no respondi√≥. - El sistema, construido con el sensor en mente, dejar√° de funcionar. Si hay un enlace de control en el circuito, debe cumplir con sus responsabilidades. De lo contrario, el circuito debe reconstruirse, como antes, sin un sensor. Est√ļpidamente, el interruptor del primer piso hizo clic y se encendieron todas las luces. S√≠, no muy efectivo. Pero mejor que un circuito hermoso, pero no funciona, con un sensor de sonido.

- Pero el más podrido en otro. - continuó Sergey. - Las decisiones de nuestros subordinados dependen de la toma de decisiones. Suena cursi y golpeado, pero piensa en estas palabras. Hay un tema, no importa cuál. Para que comience, necesitamos nuestra solución. Y no lo aceptamos. Pensamos, o estamos discutiendo, o debajo de la tela que quitamos, en resumen, no estamos cumpliendo con nuestro deber. Y el tema es la estaca. Sucede que la implementación de este tema requiere una cuestión de horas, o incluso minutos, y tomamos una decisión, o mejor dicho, no la aceptamos, durante varios meses.

- Sergey, normalmente tomamos decisiones. - dijo en serio Marina. "O, en sus términos, claramente estamos cumpliendo con nuestros deberes".

- S√≠, Sergey, ¬Ņhay alguna duda? - El propietario apoy√≥ a Marina.

- Todas las dudas serán disipadas por una perra. - Sergei fue al alféizar de la ventana, tomó la alcancía y, después de pensarlo un par de segundos, la golpeó contra el suelo.

La fr√°gil porcelana se hizo a√Īicos, dejando un pu√Īado de pegatinas rosas en el lugar del accidente. Sergey los reuni√≥ cuidadosamente, los apart√≥ de los fragmentos y los dej√≥ en el alf√©izar.

"Esto, mis amigos, es nuestra decisión no aceptada". Hace tiempo que te das cuenta de que llevo esta alcancía conmigo. Puse en él todas las preguntas que se indicaron, pero que no se resolvieron. Tenga en cuenta que no se trata de problemas que no se implementaron, sino solo de aquellos en los que se requería nuestra solución, pero no cumplimos con nuestro deber, y el tema quedó en el aire.

Todos los presentes miraron atentamente un pu√Īado de pegatinas, esperando que Sergey comenzara a leer. Y se puso de pie y mir√≥ a la multitud, como si no fuera a satisfacer su inter√©s.

"¬ŅCrees que los leer√© ahora, tratar√© de avergonzarte y nos dispersaremos?" - pregunt√≥ Sergey con una sonrisa. "Y por el bien de esto, ¬Ņvali√≥ la pena arrastrarte aqu√≠ el domingo?" Nooo Tendremos un juego.

Hubo un zumbido silencioso en la oficina.

- Hay un juego tan viejo llamado Fanta. Todos piensan en alguna acci√≥n, como saltar sobre una pierna, cavar en la nariz, etc., y poner alg√ļn objeto en la alcanc√≠a com√ļn. Luego, cada participante saca un elemento aleatorio y realiza una acci√≥n concebida por aquellos que lo pusieron. Tendremos fantas tambi√©n. Aqu√≠, en este mont√≥n, hay preguntas planteadas por uno de ustedes o por sus subordinados. Cada uno de ustedes tomar√° un pedazo de papel y, atenci√≥n ... Tendr√° que resolver la pregunta que est√° escrita all√≠ hoy.

Ahi y oohs se extendieron por todo el pasillo, luego un susurro de indignación.

- ¬ŅQu√© demonios, Sergey? - Marina estaba indignada. "¬ŅNo tenemos nada que hacer m√°s que jugar a tus juegos idiotas?"

- Marina - el due√Īo le respondi√≥ con incertidumbre. - Entrenamiento - hay entrenamiento. Tienes que hacer todo lo que te digan. Ese es todo el punto.

- Bueno, si me manda a lavar el ba√Īo ahora? - grit√≥ Marina.

"Creo que no llegará a eso". - sonrió Evgeny Viktorovich.

- Entonces. - continuó Sergey. - El objetivo del juego es comprender, aceptar y darse cuenta de la importancia de tomar decisiones a tiempo. Tomé la decisión a tiempo: todo funciona como un reloj. Cualquiera de las preguntas registradas en estas pegatinas se habría resuelto hace mucho tiempo si hubiera cumplido con sus obligaciones. Pero no tomó decisiones cuando era necesario, por lo que decidirá los problemas usted mismo. Sí, resulta asqueroso, pero así es la vida. En otra ocasión trabajarás mejor.

- ¬ŅA que te refieres? - grit√≥ Marina. - ¬ŅT√ļ mismo, o algo as√≠, no participas?

Sergey dud√≥ un poco, mir√≥ al due√Īo y asinti√≥.

"S√≠, basura, ¬Ņpor qu√© estoy ... tambi√©n participando, junto con todos". Entonces, la lecci√≥n: si no ha completado su parte del trabajo, entonces har√° todo el trabajo. Tu parte es la decisi√≥n que debes tomar. No he tomado una decisi√≥n, est√°s haciendo todo con tus propias manos. ¬ŅEso est√° claro?

Nadie respondió, pero no hubo objeciones.

- Lecci√≥n n√ļmero dos: por hacer. Si no lo hace, alguien m√°s lo hace, sin opciones. Reorganice su pensamiento, por favor, y acepte, como un hecho: el tema debe hacerse. Esto se aplica a nuestro juego y a la vida. Si se acercaron a usted y le pidieron que tomara una decisi√≥n, no piense que ahora usted es el principal y el √ļnico. Si te despiertas, otro lo har√°. Y te aparecer√°n un par de preguntas. En nuestro juego, la lecci√≥n se implementa como una regla simple. Tira de la pegatina, si fundamentalmente no est√° de acuerdo en implementarla, tal vez sea as√≠, y se seleccionar√° al azar a otro artista de entre los presentes. Pero el tema se realizar√°. ¬ŅEso est√° claro?

El silencio en la oficina confirmó que no había objeción.

- Lecci√≥n n√ļmero tres. - continu√≥ Sergey. - El precio de la decisi√≥n que no se tom√≥. Si recuerdas, Evgeny Viktorovich una vez organiz√≥ una conferencia para nosotros sobre el concepto de falla r√°pida, falla barata. Dijo que es mejor tomar r√°pidamente la decisi√≥n equivocada, y luego arreglarla, que ser sabio hasta el final de los tiempos al tomar la decisi√≥n correcta, pero no se puede hacer nada. El precio de una decisi√≥n no aceptada es m√°s alto que el precio de una decisi√≥n err√≥nea. No fantasearemos con algunas consecuencias gerenciales k√°rmicas, sino que fijaremos el precio en rublos. Cualquiera de ustedes puede negarse a cumplir su fantas√≠a, pero tendr√° que establecer su salario mensual para esto.

Esta vez, un retumbar de indignación se extendió por la oficina. Algunos saltaron y gritaron violentamente, pero Sergey se levantó y sonrió.

- Colegas! - grit√≥ el due√Īo, levant√°ndose de su lugar. - Yo apoyo!

- a quien? - pregunt√≥ Marina. "¬ŅNosotros o eso?"

- esto! - Evgeny Viktorovich se√Īal√≥ con un dedo a Sergey.

"Bueno, te sientes bien". - respondió Marina. "No tienes salario".

- No te preocupes. - sonri√≥ el due√Īo. - En caso de rechazo, pagar√© una cantidad igual al salario m√°s alto de todos los presentes.

- Bueno, transfiere dinero del bolsillo izquierdo a la derecha. - Marina no se detuvo. "Entregar√° el dinero a una empresa que ya es suya".

- S√≠, por cierto. - Dud√≥ Evgeny Viktorovich. - Sergey, ¬Ņa d√≥nde ir√° el dinero?

- Distribuiremos a los empleados, en partes iguales. Un peque√Īo bono. O tal vez uno grande, tal como est√°.

- ¬°Esto es indignante! - grit√≥ el director comercial. - ¬°Alg√ļn tipo de idiotez! Me niego a participar en este stand!

- Tu derecho. - Sergey se encogió de hombros.

- Estoy tan indignado que no es una pena separarse del dinero. - El comercial avanzaba al escenario, sin dejar de hablar. - ¬°La verdad y la decencia son m√°s caras que tus juegos idiotas!

- Vamos - respondió Sergey - No te construyas un mártir. Usted tiene un salario - parches, el resto es un porcentaje de las ventas totales.

- Bueno ... ¬Ņy qu√©? - Los ojos del comercial ya eran redondos. - ¬°El punto no est√° en la suma!

- Vamos - Sergey sonrió sinceramente. - Si el costo de no cumplir un fantástico fuera igual a un par de cientos, no habría nadie en la oficina.

"Y sin embargo ..." el comercial no se detuvo.

- Entonces, Vladimir Nikolaevich. - grit√≥ el due√Īo. - No tenemos que dar conferencias aqu√≠. Decid√≠ irme - irme. En silencio

- Sí, yo ...

Eso es. Llévate las cosas a casa. El lunes traerás el dinero.

Comercial, sonrojado por la malicia, recogió una bolsa y salió de la oficina.

- Bueno, para mejorar la intriga, agregaré una regla más. - continuó Sergey. - Quien no cumple sus fantasías, le da la mitad del salario.

- S√≠, realmente la cagaste, ¬Ņo qu√©? - grit√≥ Marina. - ¬°Tienes tales tareas all√≠ que no lo har√°s en un a√Īo!

"No te preocupes por eso". - dijo Sergey tranquilizador. - Elegí solo aquellas tareas para las cuales un día será suficiente.

"Conociéndote, lo dudo mucho". - dijo Marina un poco más tranquila.

- Lo ver√°s pronto. Bueno, estamos empezando? - frot√°ndose las manos, pregunt√≥ Sergey. - ¬ŅQui√©n es el primero?

- yo! - gritó Marina y saltó de su asiento.

- ¬ŅCrees en la teor√≠a de la probabilidad? - Sergey sonri√≥ y fue hacia un pu√Īado de pegatinas en el alf√©izar de la ventana.

Marina no respondió, se paró a su lado y comenzó a examinar los trozos de papel de color rosa. Ellos, por suerte, lo llevaron hasta el final, y no había forma de leer el contenido. Suspirando pesadamente, Marina sacó una pegatina y la desdobló.

- que? Con los ojos entrecerrados, mir√≥ entre los garabatos. - Como una pata de pollo ... ¬ŅQu√© est√° escrito aqu√≠?

"D√©jame ..." Sergey tom√≥ la pegatina, mir√≥ de cerca y sonri√≥ ampliamente. - ¬°Aqu√≠ tienes suerte! ¬°Lava el ba√Īo!

- que? - La cara de Marina inmediatamente comenz√≥ a sonrojarse. - ¬ŅY c√≥mo se relaciona el lavado del inodoro con la toma de decisiones?

- Bueno, c√≥mo ... - parlote√≥ Sergey. "La se√Īora de la limpieza renunci√≥ hace dos semanas". A√ļn no se ha encontrado uno nuevo. Discutieron en las reuniones varias veces qu√© hacer con el ba√Īo. O el deber a√ļn no se ha establecido, o se debe contratar a una empresa de limpieza por un tiempo u otras opciones. ¬ŅD√≥nde est√° la soluci√≥n?

- En Karaganda! No voy a lavar el ba√Īo! Soy el director de calidad, ¬°no es un accidente! - grit√≥ furiosa Marina.

- Lo siento o algo as√≠ ... ¬ŅQu√© eliges?Salario o alguien m√°s feliz?

- Sí, ¡no me importa! - Sin pensar, Marina gritó, pero después de un segundo pensó y dijo. - Deja que alguien más ... En la oficina hubo risas.

- No hay duda! - respondi√≥ Sergey, meti√≥ la mano en el bolsillo y sac√≥ un mont√≥n de peque√Īos trozos de papel. - Me prepar√© Nuestros apellidos est√°n escritos en estas hojas de papel. Ahora ...

Miró alrededor de la oficina, buscando un contenedor adecuado. Vi una papelera llena de papeles, me acerqué resueltamente a él, tiré el contenido al piso y puse sus trozos de papel dentro.

- Entonces recogeré ... Vamos sin mirar.

Marina metió la mano en la basura de la lotería, buscó un poco y sacó un trozo de papel.

- Entonces, por. - dijo Sergey - Aquí, Vladimir Nikolaevich, ya está a medio camino de casa.

Esta vez, Marina no tuvo problemas, solo sacó el primer papel que recibió y se lo dio a Sergey.

"Oh, cepillo ..." Sergey sonri√≥ misteriosamente. - Evgeny Viktorovich, t√ļ.

Hubo un silencio mortal en el pasillo. El due√Īo ten√≠a una cara larga, pero r√°pidamente se control√≥ y sonri√≥.

"Bueno ..." dijo √©l, arremang√°ndose las mangas. "No he lavado inodoros en diez a√Īos". Me acuerdo de la juventud.

- no! - de repente gritó Marina. - Yo mismo! Lo siento, Evgeny Viktorovich!

- No hay vuelta atrás. - sonrió cortésmente. - Considere esta una lección más: aquí está el precio de una decisión tomada demasiado rápido. Aparentemente, no siempre vale la pena usar falla rápida, falla barata.

"Sí, yo ..." Marina comenzó a poner excusas.

- Est√° bien! - el due√Īo agit√≥ la mano. - Sergey, contin√ļa. Mis manos ya est√°n picando. ¬ŅD√≥nde puedo encontrar detergentes ...

? En el armario debajo de las escaleras. - respondió Sergey - Marina, elige otra pegatina.

Marina se acercó en silencio y rápidamente sacó un trozo de papel.

- Gesti√≥n de tendencias. - con dificultad ella se dio cuenta. "Qu√© demonios ... Ah, est√° bien". ¬ŅQu√© se debe hacer?

- Si recuerdas, este tema fue traído por Evgeny Viktorovich. - Sergey comenzó a explicar. - Leí, una técnica muy genial, y no una técnica en absoluto, sino solo una recomendación. Comprenda qué es, cómo usarlo y, bueno, cómo le gusta: calcule el proceso comercial.

- bien.- respondió secamente Marina.

- Vasya, vamos? - Sergey se√Īal√≥ con el dedo al director de compras.

- F√°cil! - respondi√≥ √©l, subi√≥ y tom√≥ un pedazo de papel. - Entonces ... ¬ŅComprar y poner una alfombra frente a la entrada?

- si. - Sergey asinti√≥ con la cabeza. - Este es quiz√°s el m√°s simple. No tenemos ning√ļn costo, y durante mucho tiempo no podemos decidir qui√©n comprar√° esta desafortunada alfombra. Y la gente sigue cayendo y rebotando. Vas a hacer?

- ¬ŅAl oficial de compras para comprar y traer algo? S√≠, este es mi trabajo! - dijo Vasya alegremente y regres√≥ a su lugar.

Entonces las cosas fueron rápido. Svetlana Vladimirovna, la directora, recibió las noticias en el sitio web durante seis meses, lo cual le alegró mucho, porque fue un ex vendedor.

La directora de recursos humanos, Tatyana, fue menos afortunada: sac√≥ una pegatina con nieve en el estacionamiento, que se convirti√≥ en un barranco intransitable a fines de febrero. Despu√©s de una breve consulta, decidieron que la ni√Īa fr√°gil no pod√≠a hacer frente y le dieron la pegatina al campesino m√°s fuerte: el dise√Īador jefe Zhubrak. √Čl, como siempre, murmur√≥, pero estuvo de acuerdo.

Finalmente, todos los participantes tuvieron sus fantasías y se prepararon para actuar, pero Marina detuvo a todos.

- Sr. Swineherd no eligió! - Ella sonrió maliciosamente. - Bueno, vamos! ¡Espero que tengas que limpiar las alcantarillas con un cepillo de dientes!

Sergey fue al alféizar de la ventana. Había muchas calcomanías, sería suficiente para un par de entrenamientos de este tipo. Sin pensárselo dos veces, tomó la primera.

"Hmm ..." se rasc√≥ la cabeza pensativamente. - Componer un himno de la compa√Ī√≠a.

- ¡Bravo! - aplaudió Marina. "¡Incluso mejor que una alcantarilla!" ¡Gana dinero, ghoul!

"As√≠ es ..." Sergey continu√≥ perplejo. - ¬ŅPara qu√© es el himno?

"Creo que una empresa como la nuestra necesita un himno". - Tatyana entró. - Dichas técnicas pueden reunir fuertemente al equipo, incluso si la calidad no es muy alta.

- ¬ŅEs como tomar una canci√≥n famosa y encontrar palabras idiotas como "La compa√Ī√≠a de cubos es la mejor"? - Sergey agarr√≥ una pajita.

- no! - dijo Marina con entusiasmo. - ¡Un verdadero himno! ¡Sin préstamos! ¡Tanto la melodía como el texto deben estar compuestos!

Sergey se volvió callado y pensativo. Los colegas lo miraron durante medio minuto, se encogieron de hombros amigablemente y fueron a cumplir sus fantasías.

Sergey sac√≥ una computadora port√°til y pens√≥. Nunca hizo m√ļsica, aunque consider√≥ que su audici√≥n era buena. No ten√≠a ning√ļn instrumento musical en mis manos. Por lo tanto, comenc√© a buscar en Internet programas que simularan tocar en un sintetizador; esta idea le pareci√≥ la √ļnica verdadera.

Despu√©s de una hora de pelar, Sergey decidi√≥ comprobar c√≥mo estaban sus colegas. Mir√≥ a Marina: ella escribi√≥ furiosamente un texto en la computadora. Mir√≥ por la ventana: Zhubrak martilleaba de buen grado los mont√≠culos de hielo con una pesada palanca. En el ba√Īo, el trabajo estaba a punto de finalizar: un cub√≠culo ya brillaba, el segundo estaba ocupado con Evgeny Viktorovich, arrodillado, colocando alg√ļn tipo de cart√≥n en el piso y frotando el ba√Īo con una esponja. Afortunadamente, no olvid√© usar guantes de goma.

Una hora después, Sergey terminó con un himno. Vasya se levantó, se unió, miró la alfombra frente a la entrada y regresó a la oficina. Evgeny Viktorovich apareció, y después de una breve conversación sacó una computadora portátil y comenzó a trabajar. Pronto, satisfecha, Svetlana Vladimirovna se acercó y le mostró a Sergey los resultados, unas veinte noticias breves. Sergei quería zambullirse, lo que podía hacer más, pero decidió no ser insolente.

El √ļltimo fue Marina. Ella sonri√≥ justamente, llevando varias hojas de papel en sus manos.

- Bueno, ya terminaste? Ella pregunt√≥ alegremente. - ¬ŅTengo un informe que hacer?

"Bueno, sí ..." Sergey se encogió de hombros. "De lo contrario, no verificaremos sus resultados".

- Corrector, maldita sea ... Está bien. En general, la gestión de tendencias es una gran técnica. El punto es estudiar las tendencias de manera regular y decidida en diferentes áreas. Nuevos productos, tecnologías, tendencias, mercados, métodos de gestión, previsiones de personal, etc. Usualmente todos hacemos esto ...

- Usualmente no todos lo hacemos. - dijo el due√Īo con una sonrisa. "Bueno, para ser honesto, honestamente". Simplemente trabajamos, y eso es todo.

"Bueno, s√≠ ..." Marina no discuti√≥. - Sin embargo, si hace esto a prop√≥sito, y no solo lee, sino que ajusta de alguna manera su propio comportamiento y estrategia de la compa√Ī√≠a, puede mejorar significativamente la situaci√≥n actual y las previsiones para el futuro. No solo lea art√≠culos, haga me gusta y escriba comentarios, sino que saque conclusiones, piense en c√≥mo esto puede afectar el mercado en el futuro, y en general.

- La técnica es excelente. - dijo Yevgeny Viktorovich. - En Rusia, casi no está muy extendido, y hay poca información. Bien hecho, Marina, que logró encontrar y resumir. La gestión de tendencias significa, en términos generales, que uno debe tener en cuenta tanto la situación actual como la futura. Pero no efímeramente, con un dedo al cielo, sino sobre la base de hechos: investigación, éxitos de otras personas, algunas innovaciones.

- Pues si. - apoyó a Sergey. - Especialmente, creo, es valioso que la gestión de tendencias elimine el seguimiento inconsciente de cierto enfoque científico.

- Explicar - pregunt√≥ el due√Īo.

- Bueno, c√≥mo ... Por lo general, si alguien hace algo, el mismo autogobierno, por ejemplo, en Morning Star, nadie le presta atenci√≥n y no lo pone en pr√°ctica, creyendo que deber√≠a llevar a√Īos antes de la t√©cnica. ser√° implementado Deje que alguien escriba una docena de disertaciones, medio centenar de libros, y un par de miles de empresas probar√°n la metodolog√≠a en s√≠ mismos. Solo despu√©s de eso comenzaremos a aplicarlo. Aunque, de hecho, es suficiente seleccionar un √°rea peque√Īa y realizar un experimento all√≠. Si es posible - escala. Y estar entre los primeros. Mientras el resto piensa, su negocio ya cerrar√°. Y el nuestro prosperar√°. Y m√°s ...

- No hablas nuestros dientes. - interrumpi√≥ el ardiente discurso de Marina. "Todos hicimos lo que necesit√°bamos". Incluso esboc√© el proceso, el lunes lo enviar√© para su aprobaci√≥n. ¬ŅHas escrito un himno?

Todos miraron por unanimidad a Sergey. Estaba avergonzado, incluso se sonrojó un poco, pero por alguna razón nadie comenzó a burlarse de él.

"Escrib√≠ algo ..." comenz√≥ Sergey. - Solo sucedi√≥ una mierda rara. ¬ŅConsigamos tres sin mirar?

- que? - sonrió Marina.

- Bueno, los profesores tienen esa t√©cnica en la universidad. Ten√≠amos un tipo tonto, pero trajimos un gran ramo de rosas al examen de la escuela secundaria, mi t√≠a se volvi√≥ amable y se lo ofreci√≥ cuando pas√≥ el trabajo sin mirar a tres. Y √©l, imb√©cil, dice: mira, ¬Ņtal vez hay cuatro? Ella mir√≥, puso dos.

"¬ŅEst√°s hablando con los dientes otra vez?" - No sucumbi√≥ a Marina. - Vamos, demuestra.

- Bueno, ellos mismos preguntaron. - Sergey se encogió de hombros.

Abrió el portátil, lo hizo más fuerte y activó algunas grabaciones.. Una melodía sonó, al principio, realmente, que recuerda a un himno. Luego, el ritmo se aceleró, se agregó un sintetizador de guitarra eléctrica, batería e incluso un piano. Esta cacofonía no duró más de un minuto.

"Y qu√© ..." murmur√≥ el due√Īo. - Me gusta No es una fuente, por supuesto, disculpe, Sergey, pero puede ver que lo intent√≥.

- Bueno, eso fue punk? - pregunt√≥ Zhubrak. - ¬ŅPara qu√© hay un piano al final?

- Bueno, qu√© ... - Sergey ya estaba rojo de verg√ľenza. - Piano punk, ¬Ņpor qu√© no?

- Y las palabras? - pregunt√≥ de repente Marina. - ¬ŅD√≥nde est√°n las palabras?

- ¬ŅQu√© palabras?

"Bueno, debería haber palabras en el himno". Estuvimos de acuerdo

- Yo ... - Sergey vaciló, comenzó a preocuparse, golpeó la computadora portátil. - Olvidé, parece ...

- ¬ŅLa mitad del salario en la mesa?

- si. - suspiró aliviado Sergey.

Source: https://habr.com/ru/post/442496/


All Articles