Los orígenes de la cultura de inicio: cómo las primeras historias de éxito configuraron el estado moderno de la industria tecnológica

A fines de la d√©cada de 1930, dos estudiantes de Stanford, William Hewlett y David Packard, se inspiraron en la s√ļplica de su profesor de convertir el √Ārea de la Bah√≠a en la capital nacional de alta tecnolog√≠a. Operando desde la propiedad m√°s barata que pudieron encontrar: un garaje en los suburbios de Palo Alto, construyeron su primer producto comercial, el oscilador HP200A. Ahora, un museo privado y un hito hist√≥rico de California, este lugar es un monumento vivo que conmemora el nacimiento de la cultura de inicio de Silicon Valley.

Este evento precedi√≥ a las historias de √©xito similares y ampliamente publicitadas de Microsoft y Apple por m√°s de 30 a√Īos. Pero, no obstante, define perfectamente la cultura de inicio como la conocemos hoy. Como es que


HP Garage Tour | Brian Solis | Flickr CC BY

El sue√Īo americano


La historia estadounidense a menudo se presenta como un mito de √©xodo, una historia de asumir riesgos para comenzar de nuevo en la Tierra Prometida. Esa era la esperanza de los peregrinos que cruzaban el Atl√°ntico para escapar de la persecuci√≥n religiosa, y, m√°s tarde, los colonos de Occidente. Estos pioneros nos dieron el sue√Īo americano: la creencia de que en Estados Unidos cualquier persona que valga la pena puede so√Īar en grande y dar los frutos de su trabajo.

A principios del siglo XX, esta mentalidad estaba viva y bien. Los inmigrantes ingresaban al país buscando sacar lo mejor de su vida. El nivel de vida estaba aumentando, a pesar de los reveses económicos sufridos en el camino. Tal prosperidad le dio a los estadounidenses uno de los símbolos de la clase media, una insignia de honor para las masas trabajadoras: la casa suburbana.

Los proyectos de construcción de la década de 1930 no eran tan grandes como sus contrapartes de la posguerra, pero la imagen de los suburbios modernos estaba allí: si trabajabas duro, podías permitirte tener tu propia casa con tu propio césped. Una de las cosas que hizo posible una vivienda de tan baja densidad fue el automóvil. Así que al lado de estas casas a precios razonables había un edificio separado, el garaje.


Sus mejores excavaciones | Flickr CC BY

El garaje es uno de los s√≠mbolos del sue√Īo americano. Es la manifestaci√≥n f√≠sica del exceso. Es una se√Īal de tener m√°s dinero del que necesita, lo que significa que puede pagar un autom√≥vil. Es un s√≠mbolo de tener tiempo libre, lo suficiente para gastarlo en otras cosas que no sean el trabajo. Por lo tanto, no pas√≥ mucho tiempo antes de que los garajes, utilizados por primera vez para el mantenimiento del autom√≥vil, se convirtieran en espacios de hobby completos.

Hasta el d√≠a de hoy, la gente los usa para pasar su tiempo libre: hacer arte, reproducir m√ļsica, armar proyectos de bricolaje y comenzar negocios. Es natural que, como un verdadero movimiento de base, la cultura de la startup tecnol√≥gica naciera en un garaje.

Creado por nerds y tinkerers


En la primera mitad del siglo, la electricidad todavía se veía principalmente como una fuerza natural. La radio empujó los límites de la innovación, otro fenómeno natural que aprendimos a utilizar.

Por extensión, la mayoría de los inventos de la época (mejoras en viajes de larga distancia (aviones, transatlánticos) y viajes de corta distancia (automóviles), el nacimiento de fotos y videos, la electrificación de las ciudades, fueron vistos como triunfos del hombre sobre la naturaleza.

A partir del siglo XIX, las revistas científicas incluían instrucciones para proyectos tecnológicos de bricolaje. La primera revista completamente dedicada a la electrónica y la radio, la Modern Electrics , fue un éxito rotundo y tuvo una circulación de 52,000 en 1911. Un auge de la publicación de tecnología siguió poco después.


Anuncio de 1912 de la revista Modern Electricics (PeriodPaper)

Revistas como The Electrical Experimenter presentaron artículos científicos junto con historias cortas de ciencia ficción y facilitaron la colaboración entre los entusiastas de la tecnología aficionados a través de sus extensas secciones clasificadas.

Esa fue la fórmula mágica. Los artículos eran fuentes de información científica que podían aplicarse prácticamente, las obras de ficción excitaron la imaginación de las personas al representar sus posibles aplicaciones, y los clasificados proporcionaron oportunidades para la colaboración y la monetización de los inventos de las personas. Al crecer, David Packard estaba fascinado con el mundo de la radioafición. Hizo proyectos de bricolaje y leyó las historias de ciencia ficción.

Socavando el establecimiento


La relaci√≥n entre tecnolog√≠a y poder es muy evidente, y lo fue a√ļn m√°s hace 100 a√Īos. La gente viv√≠a en el mundo de distancias cada vez m√°s reducidas y capacidades sobrehumanas. Los innovadores que me hicieron disfrutaron de un estatus de superestrella, al igual que los gigantes tecnol√≥gicos de hoy.

A medida que las válvulas y otros componentes eléctricos se volvieron más baratos, y la información se hizo más accesible, las personas normales finalmente tuvieron la oportunidad de participar en el juego de innovación sin inversiones iniciales significativas. Todo lo que necesitabas para tener éxito era un prototipo.


HP Garage Tour | Brian Solis | Flickr CC BY

El sistema de patentes aseguraba que los inventores ni siquiera tuvieran que fabricar nada para obtener ganancias, solo podían monetizar su propiedad intelectual.

Muchos de los principales inventos de la época desencadenaron las llamadas ' guerras de patentes ', con partidos que luchan por el derecho de llamar suyo el invento. Las páginas clasificadas de las revistas mencionadas tenían muchas ofertas de compra para las patentes e invenciones, así como dudosas ofertas de asistencia para 'inventores principiantes', que se parecen mucho a las incubadoras de hoy.

El hecho de que cualquiera pudiera crear un producto electr√≥nico innovador en su garaje, sin necesidad de una gran capacidad de fabricaci√≥n, les dio a los empresarios una excelente manera de socavar el establecimiento. Las empresas que se recuperaron de la Gran Depresi√≥n proporcionaron una oportunidad para la interrupci√≥n del mercado. HP utiliz√≥ sus bajos costos iniciales, bajos costos generales y dise√Īo innovador patentado para vender a un precio de 4 a 6 veces menor que sus competidores. Su primer gran pedido, de Disney, comenz√≥ su carrera.

Esta nueva cultura ech√≥ ra√≠ces, pero a√ļn no pudo florecer. La paz entre guerras result√≥ demasiado corta para crear un impacto duradero en la industria. Durante la Segunda Guerra Mundial, en realidad estaba tocando la segunda flauta del complejo militar.

Más tarde, la invención de los transistores cambiará el panorama tecnológico y acelerará la industria como nunca antes, pero el espíritu del emprendimiento tecnológico seguirá siendo el mismo que en ese garaje suburbano. Nerd y audaz.



Sobre el autor


Dmitry trabaja con marcas para crear contenido y promover la cultura corporativa a escala. Además de eso, está curando Techstars Startup Digest y actuando como asesor para el festival de tecnología SXSW.

La historia de SXSW: cómo comenzó todo
Resumen de inicio de Techstars: desde el lanzamiento hasta hoy
Conozca a un estratega de contenido: una entrevista con el curador de Techstars y el asesor de SXSW
El juego de los arquetipos: cómo funciona la narración de historias para marcas tecnológicas
Cómo las marcas pueden romper la burbuja de los medios tecnológicos

Source: https://habr.com/ru/post/443828/


All Articles